Deficiencia de vitamina D: síntomas de alarma que no debes ignorar

Cuando el cuerpo enfrenta deficiencia de vitamina D, no siempre aparecen síntomas que lo hagan fácil de detectar. De hecho, puede ser muy silencioso, sin causar dolencias o molestias. Sin embargo, en algunas ocasiones sí se presentan síntomas a los que hay que estar atentos.

De hecho la vitamina D se encarga de mantener los músculos, huesos y dientes sanos. Por eso, uno de los síntomas que se llega a presentar cuando hay deficiencia de esta, es el dolor en los huesos. Pero, no consumir suficiente vitamina D también genera otras consecuencias para la salud

Consecuencias de la deficiencia de vitamina D:

  • Dolor en los huesos:
    Como se había comentado, uno de los síntomas más comunes de la falta de esta vitamina es un dolor grave que parece provenir de los huesos. Pues la vitamina D es necesaria para regular el calcio y fosfato del organismo. El dolor se caracteriza por estar presente siempre, con o sin movimiento del cuerpo y difícil de explicar.
    Esta situación puede deberse a graves afectaciones como osteomalacia, raquitismo o deformaciones, por lo que se recomienda visitar un médico.
  • Debilidad o dolor muscular:
    Este síntoma se manifiesta en su mayoría en los niños.
  • Calambres musculares
  • Cambios de humor como la depresión.

Por lo general, las personas más propensas a desarrollar problemas en la absorción de vitamina D son los ancianos, las personas obesas o quienes poco se exponen al sol.  De hecho, en época de invierno, el sol no es lo suficientemente fuerte y por esta razón nuestro cuerpo produce menos vitamina D.

Por esta razón, lo ideal es que todas las personas consuman algún suplemento de esta vitamina en los meses de invierno, sobre todo. Para evitar su deficiencia, un suplemento de 10mcg debería ser suficiente. Alternativamente podemos cambiar nuestra dieta comiendo pescado, hígado y yemas de huevo.

También te puede interesar leer: Otras fuentes de vitamina D necesarias aparte del Sol