¡Cuidado con la ropa nueva!

La agencia encargada de la salud publica en Francia, acaba de publicar un estudio alarmante sobre las prendas nuevas vendidas en ese país. Al parecer estas prendas, contienen sustancias irritantes, tóxicas y que son capaces de alterar el sistema endocrino. De ahí la importancia de lavarlas antes de usarlas.

Este es un estudio oportuno, ya que la gente suele apresurarse a usar la ropa que acaba de comprar, sin tomarse el tiempo de lavarla por primera vez. Un error importante, que puede ser costoso para la salud a largo plazo.

En un estudio reciente, se analizaron unos cuarenta artículos textiles nuevos y diversos, lo que permitió identificar varias sustancias potencialmente peligrosas, como la bencidina, el cromo 6, el níquel, los nonilfenoles y el formaldehído. Algunas de estas sustancias son tóxicas, otras irritantes, causan eczema o dermatitis de contacto, o incluso alteraciones endocrinas y cancerígenas.

Mientras tanto, la Agencia sanitarias han hecho recomendaciones a las autoridades para que refuercen las normas actuales, obviamente insuficientes. Por lo tanto, recomienda que:

  • Mantener una presión de control sobre el calzado y las prendas de vestir comercializadas para evitar la presencia de artículos que no se ajusten a la normativa sobre sustancias químicas de dichos artículos;
  • Revisar el umbral reglamentario para el cromo 6 en los productos de cuero (porque causa eccema de contacto);
  • Establecer un umbral reglamentario para el níquel en los productos textiles, ya que no existen normas específicas para los productos textiles, mientras que sí las hay en los juguetes, los cosméticos o las joyas;
  • Proponer una clasificación con arreglo al Reglamento Europeo de Clasificación, Etiquetado y Envasado (CLP) para las sustancias no reguladas identificadas como responsables de alergias cutáneas como «sensibilizantes cutáneas y/o irritantes».

En cuanto al consumidor, si actualmente no está informado de estos riesgos a través de las etiquetas de los artículos, la agencia le aconseja que lave toda la ropa que pueda entrar en contacto con la piel antes de usarla por primera vez. En caso de alergia cutánea tras la compra de una prenda nueva, es aconsejable consultar a un médico o alergólogo que pueda, mediante el análisis de la prenda, identificar la sustancia en cuestión.