Las obsesiones y compulsiones más comunes: Controla los pensamientos obsesivos

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

Los pensamientos obsesivos son aquellos que se presentan de manera recurrente en la mente de una persona, generando una sensación de malestar e intrusión. Estos pensamientos suelen ser no deseados y difíciles de controlar, lo que puede llevar a la persona a experimentar ansiedad, angustia y preocupación constante. Los pensamientos obsesivos pueden ser muy variados en su contenido, pero suelen girar en torno a temas como la limpieza, la seguridad, la religión, el orden o la simetría.

- Publicidad -

Comprender las obsesiones y compulsiones

Para comprender los pensamientos obsesivos, es necesario entender cómo se relacionan con las compulsiones. Las compulsiones son comportamientos repetitivos que una persona realiza en respuesta a sus pensamientos obsesivos, con el fin de reducir la ansiedad y el malestar asociados. Estas compulsiones pueden ser tanto visibles, como lavarse las manos repetidamente, como mentales, como repetir palabras o frases en la mente. Las compulsiones pueden proporcionar un alivio temporal, pero a largo plazo mantienen el ciclo de los pensamientos obsesivos y pueden interferir en la vida diaria de la persona.

Controla pensamientos obsesivos / mujer
Foto: Freepik

Las obsesiones y compulsiones más comunes

Existen numerosas obsesiones y compulsiones que pueden afectar a las personas de diferentes maneras. Algunas de las obsesiones más comunes incluyen:

  • Miedo a la contaminación o a los gérmenes: las personas con esta obsesión pueden sentir la necesidad de lavarse las manos constantemente o evitar tocar objetos considerados sucios.
  • Preocupación por la simetría y el orden: aquellos que experimentan esta obsesión pueden sentir la necesidad de alinear objetos o realizar ciertos rituales para mantener la simetría y el orden.
  • Miedo a causar daño a otros: las personas con esta obsesión pueden tener pensamientos recurrentes sobre hacer daño a otros, lo que puede llevarles a evitar ciertas situaciones o a realizar rituales para evitar que esto suceda.

Entre las compulsiones más comunes se encuentran:

  • Lavado y limpieza excesiva: las personas que experimentan esta compulsión pueden pasar largos periodos de tiempo lavándose las manos o limpiando su entorno.
  • Comprobación constante: aquellos que tienen esta compulsión pueden sentir la necesidad de verificar repetidamente si han realizado ciertas acciones, como cerrar puertas o apagar luces.
  • Contar y repetir: algunas personas pueden sentir la necesidad de contar o repetir palabras o frases en su mente como forma de aliviar su ansiedad.

Identificar los pensamientos obsesivos en la vida cotidiana

Identificar los pensamientos obsesivos en la vida cotidiana puede ser el primer paso para controlarlos. Esto implica prestar atención a los patrones de pensamiento recurrentes y reconocer cuando estos pensamientos están generando malestar y ansiedad. Algunas señales de que se pueden estar experimentando pensamientos obsesivos incluyen:

  • Sentir que los pensamientos son intrusivos y no deseados.
  • Experimentar ansiedad y malestar intenso debido a los pensamientos.
  • Sentir la necesidad de realizar compulsiones para aliviar la ansiedad.

Es importante recordar que todos experimentamos pensamientos intrusivos de vez en cuando, pero si estos pensamientos se vuelven persistentes y afectan negativamente la vida diaria, es posible que se trate de pensamientos obsesivos.

El impacto de los pensamientos obsesivos en la salud mental

Los pensamientos obsesivos pueden tener un impacto significativo en la salud mental de una persona. El constante malestar y la ansiedad asociados con estos pensamientos pueden interferir en la capacidad de concentración, el rendimiento laboral y las relaciones personales. Además, la persona puede experimentar sentimientos de culpa, vergüenza y aislamiento debido a sus pensamientos obsesivos. Es importante abordar estos pensamientos de manera adecuada para evitar que afecten aún más la calidad de vida de la persona.

Estrategias para controlar los pensamientos obsesivos

Afortunadamente, existen estrategias efectivas para controlar los pensamientos obsesivos y las compulsiones asociadas. Algunas de estas estrategias incluyen:

  • Terapia cognitivo-conductual: esta forma de terapia se centra en identificar y desafiar los patrones de pensamiento negativos y disfuncionales, reemplazándolos por pensamientos más realistas y adaptativos.
  • Exposición y prevención de respuesta: esta técnica implica exponerse gradualmente a los pensamientos obsesivos y resistir la necesidad de realizar compulsiones, lo que ayuda a desensibilizarse a la ansiedad asociada.
  • Mindfulness y meditación: practicar mindfulness y meditación puede ayudar a las personas a aprender a observar sus pensamientos sin juzgarlos ni reaccionar automáticamente, lo que puede reducir la intensidad de los pensamientos obsesivos.

Buscar ayuda profesional para los pensamientos obsesivos

Si los pensamientos obsesivos están afectando significativamente la calidad de vida de una persona, es importante buscar ayuda profesional. Un psicólogo o psiquiatra especializado en trastornos de ansiedad puede brindar el apoyo necesario para comprender y controlar los pensamientos obsesivos. Estos profesionales pueden utilizar diversas técnicas terapéuticas y, en algunos casos, pueden recomendar el uso de medicamentos para ayudar a reducir los síntomas asociados.

- Publicidad -

Toma el control de tus pensamientos obsesivos

Controlar los pensamientos obsesivos puede ser un desafío, pero con el apoyo adecuado y las estrategias correctas, es posible lograrlo. Identificar los pensamientos obsesivos, comprender su impacto en la salud mental y buscar ayuda profesional son pasos importantes para iniciar el camino hacia el control de estos pensamientos. No dudes en explorar grupos de apoyo y recursos adicionales que puedan brindarte el apoyo necesario en tu proceso de recuperación. Recuerda, tú tienes el poder de tomar el control de tus pensamientos obsesivos y vivir una vida plena y satisfactoria.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados