Vitamina C y zinc: excepcionales valores nutricionales y energéticos

La vitamina C y el zinc proporcionan beneficios excepcionales a nuestro cuerpo y mejoran las defensas del sistema inmunológico. Para entenderlos mejor, comprenderemos todas las virtudes de estos dos minerales.

Mantener la salud: ¿por qué comer zinc?

Para preocuparse realmente por su salud, una ingesta diaria de zinc debe ser esencial. De hecho, es muy virtuoso para todo el organismo (dérmico, cerebral-ocular, sistema inmunológico, pelo, uñas, huesos, tejidos y síntesis de proteínas). Regula la glucemia y el peso. También protege nuestro cuerpo contra los radicales libres.

Sabor y bienestar físico con la vitamina C

Los nutrientes ricos en vitamina C son deliciosos y al mismo tiempo aseguran una mejor salud. Previenen los resfriados, proporcionan energía y ayudan a la absorción del hierro. La vitamina C también es un excelente antioxidante que protege y fortalece la piel. Quema las grasas malas, reduce los niveles de colesterol y promueve la síntesis de los ácidos biliares. Este ácido ascórbico destruye los microbios y refuerza las funciones de los glóbulos blancos.

¿Cómo podemos introducir la vitamina C y el zinc en nuestra dieta?

Arriba, hemos visto todos los beneficios de la vitamina C y el zinc. Son micronutrientes esenciales para nuestro bienestar físico. Así que no dudes en comerlos a diario. Con alimentos ricos en estos dos componentes, las opciones son variadas:

  • los huevos, especialmente las yemas;
  • hongos;
  • productos lácteos como el queso;
  • polvos de cacao, semillas y nueces;
  • cereales y panes integrales;
  • despojos, carnes rojas, foie gras y aves;
  • ostras, crustáceos y peces grasos;
  • guayaba, kiwi, naranja, fresas y limones;
  • perejil, grosella negra, nabo, col, pimientos y otras legumbres;
  • Semillas oleaginosas y aceites de colza.

Variedad de elección y accesibilidad

Todas estas variedades de carnes, mariscos, vegetales, nueces y frutas están disponibles en vendedores ambulantes, supermercados, tiendas de productos naturales, vendedores orgánicos, contacto directo con los agricultores o incluso en línea. Sólo hay que pensar en favorecer y elegir productos orgánicos y poco elaborados, porque la preservación de sus valores nutricionales radica principalmente en la forma en que se preparan. Para preservar los minerales al máximo, prefiera la cocción al vapor y elija alimentos crudos. Es mucho más beneficioso tomar una variedad de todos estos alimentos a lo largo del día. Por ejemplo, puedes..:

  • Come huevos y jugo o leche por la mañana;
  • Comer carne o pescado para el almuerzo;
  • y comer frutas y verduras por la noche.

También te puede interesar leer: El coronavirus y la vitamina D: su carencia aumenta el riesgo del virus