Vitamina B6: contra la anemia y la pérdida de tono

La vitamina B6 o piridoxina, también conocida como la vitamina del músculo, viene en seis formas diferentes. Está involucrada en la renovación de los glóbulos rojos, pero también en el funcionamiento del sistema inmunológico y en la producción de muchas hormonas. A continuación se presenta un pequeño resumen del papel que desempeña, así como la ingesta recomendada y varios casos de deficiencia.

Presentación de la vitamina B6

Es una vitamina soluble en agua que consta de los seis compuestos siguientes: piridoxal, piridoxamina, piridoxamina 5-fosfato, piridoxina 5-fosfato, pirodoxina y piridoxal 5-fosfato. El piridoxal 5-fosfato y la piridoxamina 5-fosfato se encuentran principalmente en alimentos de origen animal. La piridoxina, por su parte, está presente principalmente en las plantas.

¿Qué papel juega la vitamina B6 en el cuerpo?

La vitamina necesita ser digerida antes de ser asimilada por el cuerpo. Es el hígado el que lo transforma en piridoxamina 5-fosfato. Esta es la forma que tendrá los ingredientes activos.

Este último participa en el metabolismo de la mayoría de los aminoácidos, que son, además, los constituyentes de las proteínas. Su acción permite, en particular, transformar el aminoácido triptófano en vitamina B3. La piridoxina también juega un papel en la producción de ciertos neurotransmisores y hormonas. Este es el caso, por ejemplo, de la serotonina, la adrenalina, la dopamina y la noradrenalina. Ya se ha mencionado su papel en la renovación de los glóbulos rojos, y se puede mencionar su contribución al funcionamiento del sistema inmunológico.

¿Cuáles son las fuentes de alimentos y las referencias nutricionales?

La vitamina B6 se encuentra en la mayoría de los alimentos. Algunos alimentos de origen animal, como los despojos, incluyendo el hígado (0,7 a 1,2 mg/100 g) o los pescados grasos (0,5 a 1 mg/100 g) como la caballa, el atún y el salmón son ricos en este micronutriente. Lo mismo se aplica a la carne de ave (0,7 a 1 mg/100 g) y a las patatas (0,3 g/100 g).

La piridoxina y muchas de las vitaminas del grupo B también se encuentran en los cereales de desayuno (1,2 a 3,3 mg/100 g). Por último, la levadura de cerveza (2,6 mg/100 g) y el germen de trigo (1,9 mg/100 g) son buenas fuentes de alimentos alternativos para complementar una ingesta.

En lo que respecta a las referencias nutricionales, más concretamente a las dietas recomendadas, un niño menor de 1 año no debe superar una dosis de 0,3 mg/día. La dosis alcanzará 1 mg/día a la edad de 9 a 13 años. Por último, las mayores necesidades serán las de las mujeres que amamantan, ya que llegan a los 2 mg/día.

¿Cómo se reconoce la deficiencia de vitamina B6?

En los países occidentales, la deficiencia excesiva de este micronutriente es muy rara. Sin embargo, una deficiencia puede provocar irritabilidad, depresión o confusión e inflamación de la lengua y las comisuras de la boca. La deficiencia de vitamina B6 también puede provocar anemia sideroblástica.

La deficiencia afectará principalmente a los ancianos. Esto se verifica en aquellos que optan por una dieta basada en productos refinados. Por otro lado, las personas con insuficiencia renal grave y alcoholismo o cirrosis serán más susceptibles a la deficiencia.

También le puede interesar leer: Tomar vitaminas: 5 consejos para una eficiencia óptima