Vínculo entre El Dolor y la depresión: cuando uno es la causa del otro

dolor de espalda

Existe un vínculo entre el dolor y la depresión; están estrechamente relacionados. La depresión puede causar dolor, y el dolor puede causar depresión. A veces el dolor y la depresión crean un círculo vicioso en el que el dolor empeora los síntomas de la depresión, y luego la depresión resultante empeora la sensación de dolor.

El vínculo entre el dolor y la depresión

En muchas personas, la depresión causa síntomas físicos inexplicables como dolor de espalda o de cabeza. Este tipo de dolor puede ser el primer o único signo de depresión.
El dolor y los problemas que causa pueden desgastarte con el tiempo y afectar tu estado de ánimo. Cuando el dolor es crónico, provoca una serie de problemas, que a su vez conducen a la depresión, como las alteraciones del sueño y el estrés.

El dolor incapacitante puede conducir a una baja autoestima debido a problemas laborales o financieros o a la incapacidad de participar en actividades sociales y pasatiempos.
La depresión no sólo se produce con el dolor resultante de una lesión. También es común en personas que sufren de dolor relacionado con una condición de salud como la diabetes, el cáncer o las enfermedades cardíacas.

Cómo combatir la depresión y el dolor

Para controlar los síntomas del dolor y la depresión, es posible que necesite un tratamiento separado para cada condición. Sin embargo, hay tratamientos que pueden ayudar con ambos:

Los enfoques de mente-cuerpo, como EMDR, pueden aliviar tanto el dolor como la depresión compartiendo mensajeros químicos en el cerebro.
La terapia del habla, como la psicoterapia, puede ser efectiva en el tratamiento de ambas condiciones.

Las técnicas de reducción del estrés, la actividad física, el ejercicio, la meditación, el diario, el entrenamiento de habilidades para enfrentar la situación y otras estrategias también pueden ser útiles.

El tratamiento del dolor y la depresión concurrentes puede ser más eficaz cuando se trata de una combinación de tratamientos.

Si experimenta dolor y depresión, busque ayuda antes de que sus síntomas empeoren. No tienes que ser infeliz. Recibir el tratamiento adecuado puede ayudarte a empezar a disfrutar de la vida de nuevo.

También te puede interesar leer: Cómo influye la salud digestiva en la salud emocional