¿Usar una máscara o tapabocas es útil o inútil contra el coronavirus?

Usar una máscara protectora durante la epidemia de coronavirus en Asia está mucho más extendido que en Occidente; donde los gobiernos instaron a la población a reservar suministros para el personal médico de primera línea, lo que ayudó a limitar las infecciones

Los expertos están de acuerdo en que las mascarillas quirúrgicas estándar que se usan comúnmente en algunas partes de Asia durante las estaciones frías no son una forma infalible de prevenir la infección por coronavirus.

Pero se aconseja a las personas infectadas con el virus que las usen para prevenir la propagación a otros. Hay pruebas de que la transmisión puede ocurrir antes de que una persona sepa que está enferma. Esto ha reforzado el argumento de los defensores de las máscaras de que pueden ayudar a limitar la epidemia.

En algunas partes de Asia, el uso de máscaras ha sido una respuesta clave a la epidemia. El gobierno japonés anunció el miércoles que cada hogar recibiría dos versiones reutilizables hechas de tela; y los hongkoneses no sólo las usan sino que las envían a sus parientes en el extranjero.

Keiji Fukuda, director y profesor clínico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, dijo que los residentes de la ciudad ven el uso de una máscara como «una forma de que el individuo trate de proteger tanto a la sociedad en su conjunto como a sí mismo». «Pero donde crecí, en Estados Unidos, llevar una máscara es visto por algunos, si no muchos, como una restricción personal, una obligación impuesta no deseada», dijo a la AFP.

Falsa sensación de seguridad

El uso de máscaras en partes de Asia donde el número de infecciones y muertes por el virus es relativamente bajo, en particular en Japón y Hong Kong, ha llevado a algunos a teorizar que el uso de máscaras marca la diferencia. Pero los expertos son escépticos.

Ben Cowling, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, atribuye en cambio la contención de la epidemia a una serie de medidas de salud pública aplicadas en estos países: «Estas incluyen la identificación y el aislamiento de los casos, el rastreo y la cuarentena de los contactos, y también el establecimiento de un distanciamiento social dentro de la comunidad», dijo a la AFP.

K. Fukuda también advirtió que no consideraba el uso de máscaras «como un factor X mágico».
«Algunos lugares como Singapur han funcionado muy bien en general sin hacer mucho hincapié en las máscaras», señaló. Temía que la defensa del uso de máscaras también pudiera envalentonar a las personas que son reacias a adherirse a las medidas de distanciamiento social. «Puedo prever una situación en la que las personas infectadas, y por lo tanto portadoras del virus, piensen que sus máscaras les permiten salir a lugares públicos o a trabajar», dijo a la AFP.

Usar una máscara: Mejor que nada

A pesar de la falta de pruebas sólidas, hay indicios de que los funcionarios occidentales se están moviendo hacia el fomento del uso de máscaras. Austria y Eslovenia, entre otros países, ya han hecho obligatorio su uso en lugares públicos. Los países occidentales están estudiando todas las medidas posibles para reducir la transmisión, de modo que, aunque una medida como usar una máscara sólo pueda reducir mínimamente la transmisión, puede que aún valga la pena.

También te podría interesar leer: Coronavirus permanece en el cuerpo hasta 8 días más sin síntomas