La primera causa de las uñas encarnadas es probablemente una mala manera de cortarlas. Cuando te cortes las uñas, evita redondear los bordes. Córtalas bien derechas. También evita cortarlas demasiado cortas. Además, las uñas encarnadas son comunes en las personas que usan zapatos cerrados durante largos períodos de tiempo. La presión ejercida sobre los dedos de los pies y las uñas por zapatos mal ajustados, combinada con la humedad de la transpiración, es la combinación perfecta para causar problemas en las uñas de los pies.

Otras causas de uñas encarnadas incluyen:

  • Una infección fúngica o bacteriana
  • Enfermedades genéticas
  • Una lesión (un objeto que cae sobre un dedo del pie, golpe contra un mueble o jugando fútbol, por ejemplo)

Al principio, normalmente notará enrojecimiento alrededor de la uña y dolor al usar zapatos que presionan la zona afectada. A medida que el dolor aumenta, también lo hace la inflamación. El área afectada puede eventualmente sangrar y/o el pus puede comenzar a brotar. En casos graves, puede presentar fiebre. La mayoría de los remedios requieren remojar el pie regularmente para suavizar el área afectada y promover la recuperación. También se pueden aplicar varios remedios tópicos para tratar la infección.

Soluciones con baños de pies para tratar una uña encarnada

Para hacer un baño de pies, puedes elegir entre los siguientes productos mezclados con agua. Remoje sus pies durante 15 a 20 minutos, entre cuatro veces a la semana y dos veces al día, y luego séquelos bien:

  • Jabón suave
  • Sal de Epsom (cuente aproximadamente 1 cucharada para un pequeño recipiente de agua caliente)
  • Peróxido de hidrógeno (cuente aproximadamente media taza de peróxido de hidrógeno para un pequeño recipiente de agua caliente)
  • Vinagre de sidra (mitad y mitad de mezcla de vinagre y agua)

Soluciones tópicas naturales para curar una uña del pie encarnada

Para la aplicación tópica, los siguientes productos pueden ayudar a tratar la infección y el dolor:

  1. Vicks VapoRub: Aplicar directamente en la zona afectada para aliviar el dolor y acelerar la curación.
  2. Aceite esencial de orégano: su actividad antibacteriana y antiséptica lo convierte en un eficaz analgésico. Sin embargo, este aceite es altamente irritante para la piel, así que asegúrese de diluirlo con un aceite base o aceite de oliva antes de aplicarlo en la zona afectada.
  3. Limón: Corta una fina rodaja de limón y mantenla en el dedo adolorido del pie con una venda. Mantenlo durante la noche para acelerar la curación.
  4. Pasta de cúrcuma: Para hacer la pasta, mezclar media cucharadita de polvo de cúrcuma con unas gotas de aceite de mostaza. Aplique la pasta en la zona afectada y cúbrala con un vendaje. Repita dos o tres veces al día durante varios días. Puede tardar hasta dos semanas para que la uña crezca lo suficiente y no se hunda más en el borde carnoso del dedo.

Cómo prevenir las uñas encarnadas

Las uñas de los pies se pueden prevenir cortándose las uñas correctamente. Asegúrate de cortarlas bien. Evita redondear las esquinas. También evita cortarlas demasiado cortas. Si se corta correctamente, evita que la uña se curve y crezca en la carne del dedo del pie en uno o ambos lados, causando dolor e infección. La presión excesiva de los zapatos que son demasiado pequeños también puede contribuir a que las uñas de los pies se encarnen, por lo que hay que evitar los zapatos demasiado ajustados. También elija calcetines de algodón de buena calidad cuando use zapatos cerrados para evitar la excesiva acumulación de humedad. Si tiene uñas encarnadas, considera usar sandalias hasta que el problema se resuelva.

También puede interesarle leer: Detener la diarrea: 5 soluciones naturales para lograrlo