Una dieta saludable puede combatir la depresión

Existe nueva evidencia de que una dieta saludable, incluyendo muchas frutas y verduras y limitando alimentos altamente procesados, puede ayudar a reducir los síntomas de la depresión.

Un ensayo controlado aleatorio publicado en la revista plos one, encontró que los síntomas de depresión disminuyeron significativamente entre un grupo de adultos jóvenes, después de seguir un patrón de dieta de estilo mediterráneo durante tres semanas. Los participantes vieron que su «puntuación» de depresión caía del rango «moderado» al rango «normal», y también reportaron niveles más bajos de ansiedad y estrés.

Alternativamente, las puntuaciones de depresión entre el grupo de control de los participantes, que no cambiaron su dieta, no se movieron. Estos participantes continuaron siguiendo una dieta más rica en carbohidratos refinados, alimentos procesados y alimentos y bebidas azucaradas. Sus puntuaciones de depresión permanecieron en el rango de «gravedad moderada».

La dieta ayuda a elevar el estado de ánimo

Los científicos están aprendiendo más sobre cómo una dieta deficiente puede aumentar la inflamación del colon, y esto puede ser un factor de riesgo para la depresión. «Los alimentos altamente procesados aumentan la inflamación del», dijo Francis.

Además, «si no consumimos suficientes alimentos ricos en nutrientes, esto puede conducir a deficiencias de nutrientes, que también aumentan la inflamación»,

En este estudio, los participantes en el grupo de «alimentación saludable». Comieron alrededor de seis porciones más de frutas y verduras por semana que en el grupo de control. Los participantes «que tuvieron un mayor aumento en la ingesta de frutas y verduras mostraron la mayor mejora en los síntomas de la depresión», dijo Francis.

También se les pidió a los participantes que aumentaran su consumo de granos enteros a las tres porciones diarias recomendadas. Así como tres porciones diarias de proteína de carne magra, aves, huevos, tofu y frijoles. Además, se les dijo que recibieran tres porciones de pescado a la semana.

En cuanto a los productos lácteos, la recomendación era de tres porciones al día, sin azúcar. También se pidió a los participantes que consumieran tres cucharadas de nueces y semillas