Un nuevo estudio asocia la salud del bebé con la edad del padre

salud del bebé

Cuando se trata de un bebé es tarea de dos. Aunque el estado de salud del neonato siempre se ha asociado a la edad y a las condiciones de la madre al momento de la concepción, gestación y parto, hay estudios que indican que la edad del padre también influye.

A partir de los 35 años, tanto en los hombres como en las mujeres, aumentan las probabilidades de concebir un bebé con alguna alteración genética. Es decir, que puede presentar complicaciones durante el nacimiento o que requiera atención especial después de venir al mundo.

Basado en estadísticas

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford (California, Estados Unidos) se dio a la tarea de analizar los datos de 40,5 millones de nacimientos. Para ello, tomaron los registros de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) y el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS, también en inglés).

El equipo californiano, liderado por Michael Eisenberg, concluyó que los bebés con edades paternas mayores a 35 años, tienen mayores probabilidades de nacer con bajo peso, presentar convulsiones o requerir asistencia para respirar.

A mayor edad, más riesgos

Y si la edad del padre es aún mayor, también aumenta el riesgo. Hombres de 45 años o más tienen un 14% más de probabilidad de tener un hijo prematuro, mientras que, en el caso de los padres con más de 50 años, se incrementa la posibilidad de que su pequeño requiriera ingresar a la Unidad de Cuidados Intensivos al nacer.

Según explicaron los investigadores, esto ocurre porque después de los 35 años, y con cada año que envejece, en el esperma del hombre se acumulan dos nuevas mutaciones en el ADN, lo que incrementa ligeramente los riesgos asociados al nacimiento de sus bebés.

Diversos factores

Además de la edad del padre al momento del nacimiento, los investigadores analizaron otros factores como raza, nivel educativo, estado civil, historial o no de tabaquismo, acceso a los servicios de salud y edad de la madre.

En el estudio hubo otro hallazgo interesante. La edad del padre también está relacionada con la posibilidad de que la madre desarrolle diabetes gestacional durante el embarazo. A mayor edad, mayor probabilidad.

Sin embargo, los especialistas aclararon que estos resultados no indicaban que la población debía cambiar su plan de vida, ya que estos riesgos son relativamente bajos.