Un nuevo análisis médico es capaz de detectar la fatiga crónica

Generalmente, el síndrome de fatiga crónica se identifica con síntomas como cansancio constante, dolor articular insoportable, falta de concentración o migraña. Sin embargo, estos síntomas simples también pueden derivarse de otras condiciones de salud. Por esta razón esta afección siempre ha sido difícil de identificar.

Como consecuencia muchas personas que padecen este síndrome no son conscientes de ello. Sin mencionar que no existe un tratamiento para aliviar definitivamente esta enfermedad. Pero una buena noticia sorprende. Un nuevo análisis de sangre podría detectar el síndrome de fatiga crónica y ayudar a encontrar una cura eficaz.

¿De qué se trata el síndrome de fatiga crónica?

Es una condición médica neurológica que se inicia a causa de una infección bacteriana y ataca directamente el sistema inmune del organismo. Esta enfermedad no se manifiesta de forma inmediata y permanece en el cuerpo durante un periodo de 6 meses a 2 años.

Cuando aparece los pacientes no se sienten mejor a pesar de descansar varios días. Además, esta es una condición que puede volverse persistente, aliviarse y regresar de forma progresiva. El aspecto positivo es que no es una enfermedad contagiosa.

Un punto importante es que no todos los estados de fatiga se consideran crónicos. Cuando una persona padece este síndrome presenta un cansancio extremo durante todo el día, acompañado de malestar general, dolores articulares muy fuertes, falta de atención y concentración, trastornos de sueño, cambios en el tránsito intestinal, entre otros síntomas.

Adicionalmente, debido a que los pacientes se sienten completamente desanimados, decaídos, débiles y vacíos esta enfermedad también afecta psicológicamente. Estudios médicos demuestran que en su estado crónico, la fatiga afecta las facetas personales y profesionales de los pacientes, haciendo que pierdan total capacidad e interés para cumplir con sus deberes, responsabilidades y actividades generales.

Hábitos que desencadenan el síndrome de fatiga crónica

Esta afección se desarrolla a través de una difusión viral en el sistema inmunológico. No obstante, algunos hábitos inadecuados en la rutina diaria pueden convertirse en un detonante de esta condición, tales como:

  • Agotamiento extremo
  • Comer a deshoras
  • Adicción al trabajo
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Depresión

Esta condición de salud también se puede desencadenar a consecuencia de otras enfermedades como problemas respiratorios, cardiovasculares, afecciones endocrinas, infecciones de virus y bacterias, o cáncer. Quienes consumen drogas y alcohol también son propensos a sufrir este síndrome.

Aunque estos hábitos poco saludables son un gran factor de riesgo, la infección viral se considera la causa más popular de fatiga crónica. Se conoce que la mayoría de los pacientes que la padecen llevan un estilo de vida equilibrado.

Un nuevo análisis de sangre para detectar el síndrome de fatiga crónica

Una de las mayores complicaciones de este síndrome es que resulta muy difícil de identificar y aliviar. Generalmente, se confunde con depresión, sin embargo, las personas deprimidas no solo sienten agotamiento, también se encierran y no disfrutan de los buenos momentos. Un paciente con fatiga crónica es capaz de disfrutar de las cosas simples, se integra y se relaciona en lugar de aislarse.

Gracias a los avances médicos, los científicos están por encontrar un examen de sangre capaz detectar eficazmente este síndrome y de este modo ofrecer una solución permanente.

Para ello se realizó una investigación en la que se experimentó con 40 pacientes que sufren de fatiga crónica. Al tomar la muestra de sangre, los investigadores añadieron sodio y a causa del estrés celular la muestra de quienes padecen la enfermedad generó corriente eléctrica. En cambio, la muestra de sangre de los voluntarios sin el síndrome se mantuvo estable.

De esta manera se pudo identificar de forma científica a quienes padecen del síndrome. Por otro lado, además de que las células afectadas con esta enfermedad reaccionan a este análisis de sangre, también será posible identificar la función renal, cardiaca, hepática y atender a tiempo cualquier irregularidad percibida.