Nutrición

Trastornos gastrointestinales funcionales: alimentos para evitarlos

Los trastornos gastrointestinales son mucho más comunes de lo que parecen. Hinchazón, dolor de estómago, acidez, diarrea, estreñimiento o cólicos, aquejan a gran parte de la población mundial. Pero en la mayoría de casos no hay una patología que los origine, por eso se les llama funcionales.

Los trastornos gastrointestinales funcionales se pueden identifcar porque afectan el funcionamiento del sistema digestivo.

La alimentación como base fundamental

Del sistema digestivo hace parte el Intestino. Es el encargado de absorber el agua y nutrientes de los alimentos antes de ser desechados. Para esto, utiliza una red neuronal, la cual le permite regular sus funciones, además de articular la comunicación con el sistema nervioso central.

Y es que las emociones y el estado de ánimo tienen un efecto en el sistema digestivo y gastrointestinal, pues el cerebro y los intestinos se mantienen en comunicación constante.

Pero además, la relación entre lo que comes, y cómo pasa por el sistema digestivo, juegan un papel importante en su correcto funcionamiento. Incluso, alimentarse adecuadamente mejora el efecto de la medicina para tratar los problemas de estos órganos. Por eso es importante tener un adecuado balance en los alimentos que se ingieren a diario.

Una mala alimentación puede causar alteración de la función hepática; la cual coordina los procesos digestivos y de acuerdo al tipo de alimentos ingeridos, regula la producción de bilis. Entonces, si el hígado no funciona bien, el flujo y la producción de bilis no son óptimos, por lo tanto el estómago no tiene la posibilidad de vaciarse adecuadamente. Pero si el sistema trabaja bien, no habrá síntomas molestos como hinchazón abdominal y la digestión lenta.

Pero entonces, ¿qué alimentos ayudan a evitar los trastornos gastrointestinales?

Cambiar la dieta consumiendo más alimentos que ayuden a purificar el cuerpo es ciertamente un buen aliado para mantener los síntomas de los trastornos gastrointestinales bajo control. Cuando se tienen problemas de digestión lenta es preferible consumir alimentos más digeribles para no sobrecargar las funciones del estómago y el intestino. Es necesario moderar el consumo de carne, especialmente de carne roja, porque las proteínas que la componen necesitan mucho tiempo para ser digeridas.

Los alimentos ideales para estas afectaciones, son aquellos que ayudan a limpiar el organismo. Pero también debe ser de acuerdo al problema que se tenga. Por ejemplo, si se sufre de tránsito lento, se deben consumir alimentos que se digieran mucho mejor. Entro ellos hay una variedad de proteínas, verduras, especias y frutas que se deben priorizar; estas contienen propiedades protectoras, enzimas digestivas, drenan el hígado y secretan los ácidos:

  • Carne blanca (pollo, pavo y conejo)
  • pescados blancos como la dorada, la lubina, el lenguado y el bacalao.
  • Hinojo más beneficioso
  • Agretti
  • Judías verdes
  • Calabacín.
  • El aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • Cúrcuma
  • Jengibre
  • piña
  • Papaya
  • Durazno blanco

También puede interesarle leer: Remedios naturales para reducir la hinchazón estomacal

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.