Trastorno Bipolar y depresión: 9 enfoques naturales para enfrentarla

depresión

El trastorno bipolar y la depresión requieren el tratamiento de dos categorías distintas de síntomas. Los síntomas maníacos pueden incluir un comportamiento impulsivo, irritabilidad excesiva y ansiedad. Mientras que los síntomas depresivos pueden incluir un humor sombrío, falta de apetito e indiferencia emocional.

Hay pocos remedios de medicina complementaria para el comportamiento maníaco. Sin embargo, las soluciones naturales pueden ayudar a aliviar la depresión. La mayoría de las personas con trastorno bipolar pasan la mayor parte del tiempo en depresión en lugar de en manía.

Los tratamientos complementarios y no farmacológicos que han demostrado algún beneficio para el lado depresivo del trastorno bipolar son los siguientes:

1. Rhodiola

Conocida oficialmente como Rhodiola rosea, esta hierba se ha utilizado durante años para ayudar a controlar el estrés y también ha demostrado tener efectos positivos en las personas que sufren de depresión. Aunque la Rhodiola no alivia la depresión tanto como un antidepresivo, tiene menos efectos secundarios, según un estudio publicado en Phytomedicine en 2015. Rhodiola es ligeramente estimulante. Es un buen suplemento para alguien que está tomando antidepresivos y que siente que no tiene mucha energía.

2. SAMe

La SAM, o S-adenosilmetionina, es una coenzima natural que ha demostrado reducir los síntomas en personas con trastornos depresivos graves. Sin embargo, la SAMe debe utilizarse con precaución en las personas con trastorno bipolar y depresión.

3. Hierba de San Juan

Esta hierba, que se utiliza a menudo en Europa para el control del estado de ánimo, es uno de los mejoradores naturales del estado de ánimo más conocidos. La hierba de San Juan puede ayudar a combatir la depresión. Puede interactuar con muchos otros medicamentos que pueden estar tomando las personas con trastorno bipolar.

4. Meditación

Las personas que meditan utilizando un enfoque de terapia cognitiva basada en la atención plena pueden experimentar una reducción de la depresión que se correlaciona directamente con el número de días de meditación. Cuanto más meditan, menos síntomas tienen.

5. Ácidos grasos omega-3

Las personas con trastorno bipolar deberían comer más pescado rico en omega-3 como el salmón, la caballa y las sardinas. También pueden considerar la posibilidad de tomar suplementos de omega-3. Los efectos antiinflamatorios de los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a regular el estado de ánimo. Añade unos 300 miligramos de omega-3 cada día.

Si se observan los países en los que se come mucho pescado, la incidencia del trastorno bipolar es relativamente baja. En el cerebro, los omega-3 ayudan a mover los neurotransmisores hacia adentro y hacia afuera, lo que puede ayudar a estabilizar el estado de ánimo.

6. La terapia de luz

Las personas con trastorno bipolar pueden haber interrumpido los ritmos circadianos. Esto significa que su reloj biológico diario no funciona correctamente. Varias estrategias pueden ayudar a restablecer este reloj interno y mejorar el manejo del trastorno bipolar. Esto incluye la exposición a una luz brillante, como las lámparas de terapia de luz brillante, durante al menos 30 minutos al día.

7. Medicina tradicional china: Acupuntura

Este enfoque se basa en conocimientos muy antiguos que todavía son accesibles, en particular a través de la acupuntura. Un acupuntor puede ayudarle a recuperar la energía, a tener ideas más claras y positivas y a aliviar los síntomas relacionados con la depresión y la bipolaridad.

8. Terapia de ritmo interpersonal y social

Esta técnica enseña a las personas con trastorno bipolar a mantener un horario más regular en todos los aspectos de la vida, incluyendo el dormir, el despertar, el comer y el hacer ejercicio. Se ha demostrado que mejora el funcionamiento diario, según un estudio publicado en 2015 en Bipolar Disorders.

9. EMDR: Desensibilización del movimiento ocular y terapia de reprocesamiento

EMDR utiliza un programa de movimiento ocular, combinado con la memorización activa de experiencias traumáticas, para mejorar los síntomas. Este enfoque puede ser útil para las personas con trastorno bipolar y antecedentes de trauma.

También te puede interesar leer: Los antidepresivos no están funcionando: 10 signos que lo advierten