Nutrición

Tomar café con el estómago vacío: ¿es bueno o malo para la salud?

El café es una bebida tan popular que en algunos países se consume más que el agua.  Además de ayudarle a sentirse menos cansado y más alerta, la cafeína del café puede mejorar su estado de ánimo, su función cerebral y su rendimiento físico. También puede favorecer la pérdida de peso y proteger contra enfermedades como la diabetes de tipo 2, el Alzheimer y las enfermedades cardíacas. A mucha gente le gusta tomar café a primera hora de la mañana. Sin embargo, hay quien dice que beberlo con el estómago vacío puede ser perjudicial para la salud.

Este artículo analiza si se debe tomar café con el estómago vacío.

¿Beber café con el estómago vacío provoca problemas digestivos?

Las investigaciones demuestran que el amargor del café puede estimular la producción de ácido estomacal. Por ello, muchas personas creen que el café irrita el estómago, empeora los síntomas de los trastornos intestinales como el síndrome del intestino irritable (SII) y provoca acidez, úlceras, náuseas, reflujo ácido e indigestión.

Algunos sugieren que beber una taza de café con el estómago vacío es especialmente peligroso, ya que no hay ningún otro alimento que impida que el ácido dañe el revestimiento del estómago. Sin embargo, las investigaciones no han encontrado una relación fuerte entre el café y los problemas digestivos, tanto si se toma con el estómago vacío como si no. Aunque una pequeña proporción de personas son extremadamente sensibles al café y sufren regularmente acidez, vómitos o indigestión, la frecuencia y la gravedad de estos síntomas permanecen constantes tanto si el café se toma con el estómago vacío como con alimentos.  Sin embargo, es importante prestar atención a cómo reacciona su cuerpo. Si experimenta problemas digestivos después de tomar café con el estómago vacío, pero no cuando lo toma con una comida, considere ajustar su consumo en consecuencia.

¿El café en ayunas aumenta los niveles de las hormonas del estrés?

Otro argumento común es que beber café con el estómago vacío puede aumentar los niveles de la hormona del estrés, el cortisol. El cortisol es producido por las glándulas suprarrenales y ayuda a regular el metabolismo, la presión arterial y los niveles de azúcar en sangre. Sin embargo, unos niveles crónicamente excesivos pueden desencadenar problemas de salud; como la pérdida de masa ósea, la hipertensión arterial, la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardíacas. Los niveles de cortisol alcanzan su punto máximo de forma natural cuando nos despertamos, disminuyen durante el día y vuelven a alcanzar su punto máximo durante las primeras fases del sueño.

Es interesante observar que el café estimula la producción de cortisol. Por ello, algunas personas sostienen que beberlo a primera hora de la mañana, cuando los niveles de cortisol ya son altos, puede ser peligroso. Sin embargo, la producción de cortisol en respuesta al café parece ser mucho menor en las personas que lo toman regularmente, y algunos estudios no muestran ningún aumento del cortisol. Además, hay pocas pruebas que sugieran que tomar café con el estómago lleno reduzca esta respuesta.

Es más, aunque no lo tome con frecuencia, cualquier aumento del cortisol parece ser temporal. Hay pocas razones para creer que un pico tan breve pueda provocar complicaciones de salud a largo plazo. En resumen, es más probable que los efectos negativos de unos niveles crónicamente altos de esta hormona se deban a un problema de salud que a su consumo de café.

Otros posibles efectos secundarios de tomar café con el estómago vacío

El café también puede tener algunos efectos secundarios negativos, tanto si se toma con el estómago vacío como si no. Por ejemplo, la cafeína puede ser adictiva y la genética de algunas personas puede hacerlas especialmente sensibles a ella. De hecho, el consumo regular de café puede alterar la química del cerebro, requiriendo cantidades crecientes de cafeína para producir los mismos efectos. Beber cantidades excesivas puede provocar ansiedad, inquietud, palpitaciones y empeorar los ataques de pánico. Incluso puede causar dolores de cabeza, migrañas y presión arterial alta en algunas personas. Por este motivo, la mayoría de los expertos coinciden en que se debe limitar el consumo de cafeína a unos 400 mg al día, el equivalente a 4 ó 5 tazas (de 0,95 a 1,12 litros) de café.

Dado que sus efectos pueden durar hasta 7 horas en los adultos, el café también puede alterar el sueño, especialmente si se toma a última hora del día. Por último, la cafeína puede atravesar fácilmente la placenta, y sus efectos pueden durar hasta 16 horas más de lo habitual en las mujeres embarazadas y sus bebés. Por lo tanto, se recomienda a las mujeres embarazadas que limiten su consumo de café a 1 o 2 tazas (240-480 ml) al día.

Recuerde que tomar café con el estómago vacío no parece afectar a la fuerza o la frecuencia de estos efectos.

A pesar de los mitos persistentes, hay pocas pruebas científicas que sugieran que beber café con el estómago vacío sea perjudicial. Por el contrario, el café probablemente tiene el mismo efecto en su cuerpo sin importar cómo lo consuma. Sin embargo, si experimenta problemas digestivos al tomar café con el estómago vacío, intente tomarlo con alimentos. Si observa una mejoría, puede ser mejor ajustar su rutina en consecuencia.

Puede interesarle: 5 bebidas naturales para sustituir el café con la misma dosis de energía