Todo sobre la enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune causada por el consumo de algunos cereales: averigua cuáles son los síntomas y los exámenes médicos que debes realizar para entender si sufres de enfermedad celíaca.

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune que implica una inflamación crónica del intestino delgado, desencadenada por el consumo de alimentos que contienen gluten en sujetos genéticamente predispuestos. En los celíacos, de hecho, el gluten (una proteína presente en algunas variedades de cereales como el trigo, el centeno, la cebada y la espelta) activa el sistema inmunitario que por error ataca el tejido sano de la pared intestinal, causando daño e inflamación.

La enfermedad celíaca afecta aproximadamente al 1% de la población mundial, es más frecuente entre las mujeres (2 de cada 3 casos se refieren al sexo femenino) y puede desarrollarse a cualquier edad. Además, el componente genético juega un papel importante: los parientes de primer grado de los individuos con enfermedad celíaca tienen un 15/20% más de probabilidades que la población general de desarrollar esta enfermedad.

Síntomas

A diferencia de las alergias al trigo, las personas que sufren de enfermedad celíaca no tienen problemas inducidos por el contacto epidérmico con el gluten, sino sólo por su ingestión. La enfermedad celíaca se caracteriza por un cuadro clínico extremadamente variable, con síntomas que son puramente gastrointestinales, pero que también pueden ser de naturaleza extra-intestinal. Los síntomas más frecuentes son:

  • Diarrea
  • Hinchazón abdominal
  • Dolor abdominal
  • Asco
  • Vómito
  • En cambio, entre los síntomas extra-intestinales que podemos encontrar:
  • Pérdida de peso y energía como resultado de la malabsorción intestinal.
  • Pérdida de apetito
  • Deficiencia de hierro con anemia
  • Osteoporosis
  • Deficiencia de vitaminas y/o minerales.
  • crecimiento lento en los niños

Exámenes para el diagnóstico de la enfermedad celíaca

En presencia de los síntomas mencionados anteriormente, se pueden utilizar exámenes específicos para diagnosticar la enfermedad celíaca con certeza. De hecho, la enfermedad celíaca no tratada puede llevar incluso a complicaciones dramáticas, como el linfoma intestinal.

  • Una prueba de primer nivel para el diagnóstico es el análisis de sangre, que detecta la presencia y cantidad de ciertos anticuerpos. Los resultados de las pruebas se utilizan para determinar si hay o no necesidad de una gastroscopia de biopsia.
  • La gastroscopia con biopsia es una prueba necesaria para confirmar el diagnóstico de la enfermedad celíaca en la edad adulta (pero no siempre necesaria en la infancia): esta prueba consiste en el análisis microscópico de un pequeño fragmento de la mucosa intestinal para comprobar si existen alteraciones tisulares típicas de la enfermedad celíaca.
  • Por último, es posible realizar una prueba genética en la que, mediante la toma de muestras de sangre, se determina la presencia de uno o ambos genes HLA-DQ2 y DQ8 (los haplotipos de predisposición a la enfermedad celíaca), cuya presencia, sin embargo, sólo indica que el sujeto está predispuesto al desarrollo de la enfermedad celíaca. El diagnóstico se realiza evaluando el cuadro clínico, otros datos de laboratorio y el examen histológico del fragmento de la mucosa intestinal. Por lo tanto, esta prueba es importante sólo para excluir la enfermedad celíaca: el fracaso en la detección de los haplotipos HLA-DQ2 y/o DQ8, de hecho, determina una muy alta improbabilidad (alrededor del 95%) de que ese individuo desarrolle esta enfermedad.

Es importante tener en cuenta que, para no correr el riesgo de obtener resultados falsos, todas las pruebas de diagnóstico de la enfermedad celíaca deben realizarse sin eliminar primero el gluten; para aquellos que ya han iniciado una dieta libre de gluten, puede ser necesario realizar una nueva serie de pruebas después de consumir algunos alimentos con gluten en una comida al día durante 2-6 semanas.

Terapia

La única terapia disponible para la enfermedad celíaca es una dieta completamente libre de gluten, que debe seguirse con rigor a lo largo de toda la vida. Después de eliminar el gluten de la dieta, el daño intestinal comienza a sanar en unas pocas semanas, mientras que la disminución de los niveles de anticuerpos se produce a lo largo de varios meses.