Todo lo que necesitas saber sobre los antioxidantes

Sin duda, los antioxidantes son componentes fundamentales para tener una óptima salud, ya que protegen al organismo de padecer enfermedades crónicas. De allí que estudios médicos los consideren como elementos importantes que no deben faltar en una dieta diaria.

Pero, ¿sabes exactamente qué son los antioxidantes y cuál es su papel en el cuerpo? Descubre todo sobre ellos a continuación.

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes son una clase de moléculas firmes que tienen la capacidad de inhibir los efectos nocivos de los radicales libres. Considerando que la cantidad excesiva de estos últimos provoca daños celulares, sobre todo en el ADN, el papel de los antioxidantes toma mayor relevancia.

Algunos antioxidantes son producidos por el cuerpo. Sin embargo, a medida que la edad avanza la producción natural de estos elementos puede disminuir de manera significativa. Y un suministro escaso de antioxidantes aumenta las probabilidades de desarrollar estrés oxidativo, ocasionando daños en órganos y tejidos.

En síntesis, los antioxidantes son una forma natural de brindar a las células del organismo una óptima defensa contra las especies reactivas de oxígeno. De modo que mientras que en tu cuerpo abunde la presencia de estos micronutrientes, tu organismo podrá resistir el envejecimiento.

Beneficios de los antioxidantes

El papel que representan los antioxidantes en el organismo es muy importante, ya que intervienen en diferentes funciones esenciales. Sus beneficios son:

·        Reducen el riesgo de desarrollar cáncer

Un beneficio valioso de los antioxidantes es que aminoran las probabilidades de desarrollar cáncer al obstaculizar la activación metabólica de los carcinógenos químicos. Esto, como resultado, produce tanto la regresión de daños precancerosos, así como la inhibición del desarrollo del tumor.

·        Reparan moléculas deterioradas

Algunos tipos de antioxidantes tienen la capacidad de subsanar las moléculas dañadas al ceder un átomo de hidrógeno. Esta acción toma más relevancia cuando se trata de una molécula fundamental como las que componen los ácidos nucleicos en su ADN.

·        Bloquean la producción de radicales metálicos

Ciertos antioxidantes pueden evitar que los metales tóxicos produzcan la formación de radicales libres, evitando las reacciones químicas.

·        Promueven la producción de antioxidantes endógenos

Los antioxidantes pueden promover los genes del organismo e incrementar las defensas inmunológicas.

Alimentos ricos en antioxidantes

La fuente de adquisición de los antioxidantes deben ser los alimentos, no los suplementos. Si mantienes una dieta balanceada, tu organismo obtiene nutrientes esenciales para tener una óptima salud. Fíjate qué alimentos debes consumir.

·        Frutas

Las frutas son uno de los alimentos más ricos en antioxidantes, en especial las bayas frescas como arándanos, moras y frambuesas. Incluso, poseen potentes fitoquímicos cuya composición les permite aminorar el riesgo de desarrollar alteraciones inflamatorias, cáncer y enfermedades de índole cardiovascular. Y son ricas en vitamina C.

Eso sí, en la moderación está la clave. Las frutas también contienen una gran cantidad de fructosa, así que para evitar dañar al organismo es importante mantener un consumo equilibrado de todas las frutas en general.

·        Té verde orgánico

Es una bebida rica en diversas propiedades. Posee epigalocatequina-3-galato (EGCG), una catequina de polifenol que es considerada como uno de los antioxidantes más potentes que se ha conocido hasta hoy. Entre sus bondades está ayudar a minimizar las probabilidades de sufrir ataques cardíacos, glaucomas, accidentes cerebrovasculares, etc. Aunado a ello, puede optimizar el rendimiento físico y la oxidación de la sangre.

Sin embargo, es imprescindible que te asegures que realmente estás consumiendo té verde de alta calidad. Para ello, corrobora que sea té orgánico de una fuente segura.

·        Hierbas y especias

Más allá de ser una buena fuente de antioxidantes, las hierbas y especias proporcionan efectos positivos sobre el cáncer. El orégano, la cúrcuma, la canela molida, el jengibre y el ajo son las mejores alternativas. Por supuesto, los verdaderos beneficios están en las hierbas y especias frescas.

·        Nueces

Tanto las nueces como las avellanas son alimentos ricos en antioxidantes, buenos aliados para optimizar la salud cardiovascular y el bienestar general. Eso sí, los beneficios están en las nueces y avellanas orgánicas/crudas, no en las procesadas.

·        Vegetales frescos y orgánicos

Los vegetales verdes poseen grandes cantidades de antioxidantes, que ayudan a aminorar la inflamación y a eliminar los carcinógenos. Para maximizar estos beneficios, lo mejor es consumir los vegetales crudos, siempre frescos y que sean orgánicos. Puedes combinarlos en ensaladas o batidos saludables

Como ves, los antioxidantes representan un papel fundamental para desarrollar una óptima salud general. ¡Comienza a integrarlos a tu dieta diaria desde ya!