Bienestar

Todo lo que necesitas saber sobre el lipoma

Un lipoma es una acumulación sebácea bajo la piel que ocurre por la proliferación de células grasas. Esto no representa riesgo de cáncer, ya que es benigno. En ocasiones pueden realizarse cirugías para extraer algún lipoma que cause dolor, pero no es lo usual. Estos tumores grasos pueden aparecer en distintas partes del cuerpo, sobre todo en las extremidades.

Factores de vulnerabilidad para la aparición de lipomas

Los factores de herencia son los más importantes al momento de establecer las poblaciones vulnerables en la aparición de estas tumoraciones. Aun así pueden considerarse los siguientes elementos como factores de riesgo.

  • Edad entre 40 y 60 años.
  • Consecuencias de otros problemas de salud como adiposis, síndromes de Cowden y Gardner.
  • La herencia y su predisposición genética.

Tratamientos indicados para atender lipomas

Por lo general, los especialistas observan estas estructuras y deciden intervenirlos solo en caso de que tengan un crecimiento acelerado y considerable. Las indicaciones médicas para estos casos son:

  • Extirpación: se procede a retirar esta tumoración sebácea con una intervención quirúrgica. Se corta la superficie y se retira, de ser posible en su totalidad. Puede que dejen algunas cicatrices visibles o que se sufra de contusiones si los lipomas eran de tamaño considerable.
  • Tratamiento con esteroides: este procedimiento consiste en inyectar la superficie del lipoma para reducirlo lo más posible. Sin embargo, luego de esta fase es muy probable que deba realizarse una extirpación.
  • Liposucción: se realiza tal como una cirugía estética, retirando la grasa acumulada con una aguja adecuada preparada para aspirar el tejido adiposo.

Riesgos y efectos secundarios

Todos los tratamientos médicos invasivos tienen algún riesgo, aun cuando sea bajo. En todo caso es importante que sepas cual puede ser el comportamiento de tu cuerpo una vez intervenido. Los lipomas no implican grandes consecuencias, pero ten en cuenta lo siguiente:

  • Tendrás una cicatriz, pero lo más probable es que quede oculta y desaparezca con el tiempo.
  • Cuando la extirpación es completa no hay riesgo de reincidencia en la misma zona. Sin embargo, es posible que vuelva a crecer un lipoma que se retira parcialmente.
  • A pesar de los mitos, el sol no afecta el crecimiento de nuevos lipomas. Pero se recomienda proteger las heridas de su extirpación.

Si te fue diagnosticado algún lipoma es importante consultar al especialista si aparecen nuevos nódulos o si se observan cambios importantes como crecimiento acelerado del abultamiento, aparición del dolor, si la piel se enrojece o se calienta, o si el lipoma se vuelve duro y no se mueve. Recuerda que estar informado es clave para atender cualquier problema de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.