Bienestar

Todo lo que debes saber sobre la EPOC: qué es y cómo evitarla

EPOC son las siglas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, una patología que reduce la capacidad de las personas de respirar normalmente.

Este terrible padecimiento es la cuarta enfermedad responsable de causar la muerte de miles de personas en Estados Unidos y Canadá y lo hace porque no solo afecta el sistema respiratorio, sino también la capacidad cardíaca, vascular, el ánimo y las funciones cognitivas.

¿Cómo se manifiesta?

La EPOC puede presentarse de dos maneras: como bronquitis crónica o como enfisema. En el caso de la bronquitis, las vías respiratorias se inflaman o se congestionan por la presencia de una gran cantidad de moco. En el enfisema, el tejido de los pulmones se daña.

En ambos casos pueden manifestarse síntomas como cansancio, disnea, sibilancias (silbidos al respirar), reducción de peso sin razón, tos que no cesa en varios meses e infecciones respiratorias constantes. Ante este tipo de síntomas, hay que acudir a un médico inmediatamente para evitar daños pulmonares irreversibles.

Signos de cuidado

El asma se asemeja mucho a la EPOC, por los síntomas, pero es una patología diferente. Sus causas son distintas. Mientras el asma puede ser de origen alérgico o de causa imprecisa, la EPOC puede deberse al hábito tabáquico y a la exposición a otros humos y vapores.

En todo caso, hay otros síntomas que pueden advertir el riesgo de sufrir EPOC. Ellos son la sensación de opresión en el pecho, inflamación de tobillos, pies o piernas y la coloración azulada en labios y uñas.

Prevención

Para evitar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica hay que abandonar el hábito de  fumar cigarrillos, tabaco u otros métodos alternativos que impliquen aspirado de vapores y que afecten los pulmones.

Fumar, además, causa entre el 80% a 90% de los cánceres de pulmón, así que alejarse del cigarrillo es lo más conveniente. Si has intentado abandonar el cigarrillo varias veces sin resultado, lo mejor es que busques ayuda profesional. Ten en cuenta que la terapia individualizada es muy efectiva en estos casos.

También es importante que te alejes del humo de segunda mano, ya que esto eleva el riesgo de que adquieras enfermedad obstructiva crónica. Así que si no eres fumador, pero la gente de tu entorno sí, adviértele sobre los riesgos y no permitas que fumen estando contigo.

Otras recomendaciones para reducir el riesgo de desarrollar EPOC son las siguientes:

  • Cuida que tu hogar sea libre de humo.
  • Aléjate del “tercer humo”, aquel que se fija a la ropa y el pelo. Cuida de no estar cerca de estas fuentes tóxicas.
  • Escoge áreas para no fumadores si vas a restaurantes, casinos, etc.
  • Protégete de la contaminación atmosférica.
  • No uses limpiadores con olores fuertes.
  • Mejora el sistema de ventilación en tu casa con filtros de aire y de purificación.

Ahora que conoces sobre esta enfermedad y sus peligros, debes tomar acción. Si tienes en cuenta estas recomendaciones, podrás cuidar mejor tu salud.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.