¿Tienes diabetes? Sigue estos consejos para controlar tu azúcar y adelgazar

diabetes

Si recibiste un diagnóstico de diabetes, bien sea tipo 1 (insulinodependiente) o tipo 2 (no insulinodependiente) debes aprender cómo vivir con esta enfermedad y todos los cuidados asociados para que no pierdas calidad de vida.

Aparte de los medicamentos, realizar ejercicios, mantener o lograr un peso adecuado y tener un control médico regular, la alimentación juega un papel primordial en este tipo de pacientes. Así tendrás más energía, orinarás menos, tendrás menos sed y te sentirás mejor.

Combinación adecuada

Hay varias dietas disponibles, como la mediterránea, bajas en calorías, dieta líquida y muchas más. Todo dependerá de las indicaciones de tu médico y de tu caso en particular.

Contrario a lo que pudieras pensar, todas sirven para tratar tu afección y a la vez te ayudarán a bajar de peso, si así lo necesitas.

Sigue un plan

Haz un plan de alimentación que tenga en cuenta el consumo de alimentos bajos en calorías, azúcar, sal, grasas trans y saturadas. Prefiere la ingesta de productos con alto contenido de fibra como panes, arroz y pasta integrales.

También, aliméntate con regularidad con vegetales y frutas. Bebe abundante agua y evita los jugos procesados y las gaseosas.

Un buen consejo es dividir el plato en las siguientes proporciones: la mitad con vegetales y verduras, una cuarta parte con proteínas bajas en grasas y la otra con cereales como arroz integral.

Sube las revoluciones

Mantente activa y dile adiós al sedentarismo. Sigue una rutina de ejercicios diaria acorde a tu peso, sexo, estado de salud y edad. Si no estás acostumbrada a realizar actividades físicas, empieza poco a poco.

Primero realiza una caminata diaria de 10 minutos, tres veces a la semana. Dos veces a la semana, haz ejercicios que te ayuden a ganar masa muscular, como sesiones de pesas en las que, al principio, haces más repeticiones con un peso adecuado.  Mantener un peso saludable es fundamental para evitar esta enfermedad.

Hábitos que ayudan

Si además tu nuevo estilo de vida deja por fuera esos hábitos como fumar y tomar alcohol en exceso, la balanza de peso, igual que la de salud, se inclinarán a tu favor.

Recuerda, puedes vivir con esta enfermedad y tener calidad de vida. Su diagnóstico no es el fin de tu vida como la conoces, pero siguiendo esta serie de recomendaciones te mantendrás sano y tus chequeos con el médico serán parte de tu rutina.