Bienestar

Terapia natural: Una breve guía para elegir la más adecuada

Hay tantas maneras de elegir el enfoque de salud natural que funciona mejor para nosotros. Aquí hay una breve guía de algunos de los enfoques más conocidos para ayudarte a encontrar la terapia natural que necesitas.

  • Acupresión o Shiatsu

La acupresión es similar a la práctica de la acupuntura, en la que sólo intervienen las agujas. En el shiatsu, los practicantes utilizan sus manos, codos o pies para aplicar presión en puntos específicos de los «meridianos» del cuerpo. Según la teoría de la Medicina Tradicional China (MTC), los meridianos son canales que transportan la energía vital (qi o ch’i) por todo el cuerpo. La enfermedad puede ocurrir cuando uno de estos meridianos está bloqueado o desequilibrado. La acupresión alivia los bloqueos para permitir que la energía fluya libremente, restaurando así el bienestar. Se necesita más investigación, pero los estudios piloto han mostrado resultados positivos de esta terapia natural: el shiatsu reduce las náuseas en los pacientes de quimioterapia y la ansiedad.

  • Acupuntura

Aunque «acupuntura» puede sonar inmediatamente como agujas, el término describe en realidad un conjunto de procedimientos que estimulan puntos específicos del cuerpo. La variedad más conocida consiste en penetrar en la piel con agujas finas controladas por un profesional o mediante estimulación eléctrica. Actualmente es utilizado por millones de personas cada año. Algunos estudios muestran la utilidad de la acupuntura en el tratamiento del dolor crónico y la depresión.

  • Aromaterapia

La aromaterapia utiliza aceites esenciales (extractos concentrados de las raíces, hojas, semillas o flores de las plantas) para promover la curación. Los aceites pueden ser inhalados, masajeados sobre la piel o absorbidos. Cada aceite esencial tiene un propósito específico: algunos se utilizan para tratar inflamaciones o infecciones; otros para promover la relajación. Los estudios sugieren que la aromaterapia puede reducir el dolor, la depresión y las infecciones. Esta es una terapia naturales muy conocida a nivel mundial

  • Medicina Ayurvédica

También conocida como Ayurveda, la medicina ayurvédica se originó en la India y ha existido durante miles de años. Los médicos utilizan una amplia variedad de técnicas, como hierbas, masajes y dietas especializadas, para equilibrar el cuerpo, la mente y el espíritu a fin de promover el bienestar general. Los estudios sobre el Ayurveda son raros (tal vez porque la práctica incluye una variedad tan amplia de tratamientos), pero el hecho de que este sistema de terapia natural haya existido durante miles de años sugiere que debe funcionar bastante bien.

  • Balneoterapia

También conocida como hidroterapia, la balneoterapia implica el uso del agua con fines terapéuticos. Se remonta al 1700 a.C. Se basa en la idea de que el agua es beneficiosa para la piel y puede tratar una amplia gama de afecciones, desde el acné hasta el dolor, la inflamación de las articulaciones y la ansiedad. Los practicantes usan baños, duchas y envolturas para tratar de disfrutar de los beneficios del agua. (Ver nuestro archivo)

  • Biofeedback

Las técnicas de biorretroalimentación permiten a las personas controlar los procesos corporales que normalmente se producen de forma involuntaria -como el ritmo cardíaco, la presión arterial, la tensión muscular y la temperatura- para mejorar condiciones como la hipertensión, los dolores de cabeza y el dolor crónico. Los pacientes trabajan con un terapeuta de biorretroalimentación para aprender estas técnicas de relajación y ejercicios mentales. Los investigadores todavía no saben cómo o por qué funciona la biorretroalimentación, pero hay muchas investigaciones que sugieren beneficios en la lucha contra el estrés y sus efectos, la ansiedad y los trastornos del comportamiento.

  • Quiropráctica

La quiropráctica tiene una aceptación bastante amplia en la comunidad médica y, por lo tanto, es más una medicina «complementaria» que una medicina alternativa. La práctica se centra en los trastornos de los sistemas musculoesquelético y nervioso y en la reducción de los dolores de espalda, cuello y articulaciones. El procedimiento más común practicado por los quiroprácticos es la «manipulación espinal» (o ajuste), terapia que consiste en aplicar una fuerza controlada (normalmente las manos del quiropráctico) a las articulaciones que se han vuelto «hipomóviles». La idea es que el movimiento articular se restringe cuando los tejidos circundantes se lesionan ya sea durante un evento aislado (contracción de un músculo durante un entrenamiento) o por un esfuerzo repetitivo (estar sentado con una mala postura durante largos períodos de tiempo). Los ajustes quiroprácticos en el área afectada tienen como objetivo restaurar la movilidad y relajar los músculos, permitiendo que el tejido se cure y que el dolor se disipe.

  • Homeopatía

La homeopatía funciona de manera muy parecida a una vacuna: se basa en el principio de «igual que una vacuna», lo que significa que una sustancia que causa reacciones adversas cuando se toma en grandes dosis puede utilizarse -en pequeñas cantidades- para tratar los mismos síntomas. Los homeópatas recogen información básica de los pacientes antes de prescribir una sustancia altamente diluida, generalmente en forma granular. Existen algunas pruebas clínicas de que la homeopatía es más eficaz que los placebos y de que, en efecto, hay un beneficio para la salud.

  • Naturopatía

La naturopatía se basa en el poder curativo de la naturaleza. Los practicantes de la medicina naturista están capacitados en la medicina alternativa y tratan de comprender la causa de una condición explorando sus manifestaciones mentales, físicas y espirituales en un paciente determinado. La medicina naturista suele incluir diversas técnicas de terapia, como la nutrición, los cambios de comportamiento, la relajación, la medicina herbaria, la homeopatía y la acupuntura.

  • Reflexología

La reflexología consiste en aplicar presión en áreas específicas de los pies, las manos o las orejas. La teoría es que estos puntos corresponden a diferentes órganos y sistemas del cuerpo. Se cree que su presión afecta positivamente a estos órganos y a la salud general de la persona. Una persona puede usar la reflexología sola o con la ayuda de un reflexólogo. Millones de personas en todo el mundo utilizan esta terapia para complementar los tratamientos convencionales como la ansiedad, la diabetes, la función renal y el asma. Algunos estudios han demostrado que la reflexología puede reducir la fatiga y mejorar el sueño.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.