¡Tenga mucho cuidado con los lentes de contacto!

Para los humanos, los lentes de contacto son una variante para los usuarios que usan gafas. Hay quienes los usan a diario, por cuestiones médicas, hay quienes lo usan como alternativa a las gafas de vez en cuando y están los que lo usan como vanidad para cambiar el color de los ojos. El mal uso de los lentes de contacto, tiene consecuencias graves para los ojos, es por eso que, en este artículo, te mostraremos una guía de cosas, que se deben hacer para no adquirir una enfermedad visual.

Recomendaciones a tener en cuenta.

1) Guarde los lentes de contacto en agua salada. Tenga en cuenta que el agua del grifo debe evitarse, ya que puede aumentar el riesgo de infección. El especialista recomienda, si es realmente inevitable y no se dispone del líquido adecuado, disolver una cucharada de sal en un litro de agua hervida y enfriada. Esta solución es solo para casos de emergencia.

2) No utilice los lentes por más del tiempo recomendado. El fabricante calcula estos tiempos para que las lentes no pierdan sus propiedades, esto para proporcionar suficiente oxígeno al ojo, por lo que se recomienda leer atentamente y respetar el tiempo indicado en las instrucciones de los paquetes, si no se respeta el tiempo se sentirán molestias y sequedad en el ojo, entonces los problemas permanecerán por mucho tiempo.

3) Lavar los lentes de contacto. Una ligera limpieza mecánica de la superficie de los lentes, se recomienda frotar entre los dedos para eliminar cualquier depósito, especialmente grasa.

4) No utilizar los lentes después de sufrir de conjuntivitis: Los lentes de contacto pueden contener microorganismos de la conjuntivitis asociada, por lo que, si se vuelven a utilizar, puede infectarse de nuevo. Los lentos no desechables, deben ser desinfectados con soluciones profesionales, no con las que se utilizan a diario.

5) Cambiar el líquido de las lentes de contacto todos los días. La solución pierde sus propiedades desinfectantes y esto puede ser peligroso para los ojos, el líquido acumulado ayuda al desarrollo de microorganismos que pueden aumentar los riesgos de infección ocular.

6) Cambie el estuche con cada par de lentes nuevos. Cada vez que cambiemos el de lentes de contacto, es recomendable adquirir un estuche nievo, ya que los anteriores pueden estar contaminados.

7) Quitarse los lentes de contacto cuando duermas. Aunque seis de cada siete personas saben que no debes dormir con tus lentes de contacto, ellos duermen y no se los quitan. Esta práctica es muy perjudicial para el ojo, se puede desarrollar queratitis e inflamación de la córnea, problemas muy graves.

8) No utilice líquidos para la sequedad. Los líquidos artificiales son gotas para los ojos cuya composición busca imitar las lágrimas naturales y ayuda a evitar la sequedad ocular que pueden generar los lentes de contacto.

9) No utilices los lentes por más de 12 horas. El tiempo máximo recomendado para mantener tus lentes de contacto es de 12 horas, además de que corres el riesgo de resequedad y queratitis. Es aconsejable quitarse y usar las gafas una vez que haya regresado a casa.