Salud

¿Tener el nivel de colesterol HDL demasiado alto es grave?

Muchas personas piensan que el colesterol debe estar lo más bajo posible. Después de todo, el colesterol alto es un factor de riesgo bien documentado para las enfermedades del corazón. De hecho, los niveles elevados de colesterol aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, y añaden que alrededor del 38% de los europeos tienen niveles elevados de colesterol total de 200 mg/dL o más. Sin embargo, los niveles de colesterol son más complicados que eso, ya que los diferentes tipos tienen impactos diferentes. El colesterol de las lipoproteínas de alta densidad (HDL), a menudo llamado colesterol «bueno», ayuda a eliminar del organismo el colesterol «malo» de las lipoproteínas de baja densidad (LDL).

Por esta razón, los médicos la consideran beneficiosa. Sin embargo, aún queda mucho por descubrir, y los investigadores siguen aprendiendo cómo funcionan el HDL y otros tipos de colesterol. En este artículo, analizamos si el colesterol HDL puede estar o no demasiado alto. También veremos cuáles son los niveles saludables y qué le puede ocurrir a las personas cuyo HDL está fuera de este rango.

Cuando el colesterol alto es bueno

Hay dos tipos principales de colesterol en el cuerpo, y sólo uno se considera generalmente un riesgo para la salud del corazón. El colesterol LDL contribuye a la acumulación de grasa que puede obstruir las arterias de una persona. Cuando esta acumulación obstruye o estrecha las arterias, es más probable que se produzca un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular. En el caso del colesterol LDL, es mejor tener niveles más bajos. El colesterol HDL ayuda a eliminar el colesterol LDL de la sangre y lo transporta al hígado para su procesamiento y eliminación. Un nivel alto de HDL es deseable porque generalmente indica un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

Algunos expertos también creen que el HDL puede tener propiedades antiinflamatorias, anticoagulantes, antioxidantes y otras que pueden ofrecer una protección adicional contra las enfermedades cardiovasculares. Las recomendaciones sobre el estilo de vida para controlar el colesterol tienen como objetivo equilibrar los tipos de colesterol aumentando los niveles de HDL y disminuyendo los de LDL.

HDL: ¿un nivel más alto siempre es mejor?

Debe tratar de alcanzar un nivel de HDL de 60 mg/dL o superior. Esta es la única medición de la prueba de colesterol que tiene un límite inferior en lugar de uno superior. El colesterol total debe ser inferior a 200 mg/dL y el LDL debe ser inferior a 100 mg/dL.

Investigaciones anteriores sugieren que cuanto más altos son los niveles de HDL, más protegida está una persona de las enfermedades cardíacas. Sin embargo, están surgiendo nuevas pruebas que pueden poner en duda esta suposición. Algunos expertos hablan ahora de una relación en forma de U, en la que niveles muy bajos y muy altos de HDL pueden ser perjudiciales. Algunos científicos creen ahora que los factores genéticos, ambientales y de estilo de vida pueden influir en la forma en que el HDL se acumula en el cuerpo y en su comportamiento, y que algunos de estos efectos podrían ser perjudiciales para algunas personas.

Sin embargo, todavía no se sabe si esto ocurre y, si es así, a quién afecta y por qué. En 2010, los investigadores descubrieron que las personas que habían sufrido recientemente un infarto y tenían niveles altos de HDL y de una sustancia llamada proteína C reactiva tenían un mayor riesgo de sufrir otro infarto. El hígado produce proteína C reactiva cuando se produce una inflamación en el organismo.

Opinión de los expertos

Algunos expertos creen que, en determinadas condiciones, las partículas de HDL pueden adquirir propiedades inflamatorias en lugar de proteger a la persona de la inflamación. Los autores de una revisión de 2019 señalan que las características protectoras del HDL dependen no sólo de la cantidad de HDL presente, sino también de cómo se comporta en el organismo. Un estudio de 2018 este con el mismo autor principal sugirió que la funcionalidad (cómo funciona el HDL) puede ser incluso más importante que los niveles circulantes de HDL.

Un trabajo de investigación de 2016 analiza un cambio genético poco frecuente que puede dar lugar a niveles de HDL inusualmente altos. Se produce en una molécula conocida como SR-BI. El cambio afecta a la forma en que el HDL funciona en el cuerpo, y puede conducir a niveles altos de HDL y a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Los autores señalan que algunos participantes tenían niveles de HDL superiores a 95 mg/dL, lo que no es habitual. Algunos de los participantes con estos altos niveles tenían esta rara característica genética.

Mientras tanto, una revisión de 2017 sugiere que el equilibrio entre el HDL y el LDL puede desempeñar un papel. En uno de los dos grandes estudios revisados, las personas con niveles de HDL «extremos» o bajos tenían un mayor riesgo de muerte que las que tenían niveles más moderados. Los autores propusieron que los niveles óptimos podrían ser 73 mg/dL en los hombres y 93 mg/dL en las mujeres.

Aunque los investigadores siguen investigando en este campo, los expertos siguen recomendando centrarse en el control de los riesgos cardiovasculares conocidos, incluida la reducción de los niveles de LDL.

Encontrar el equilibrio adecuado

El primer paso para conseguir unos niveles de colesterol saludables es hacerse una prueba y comentar los resultados con un médico, que también tendrá en cuenta los factores de riesgo individuales. Para la mayoría de los adultos, lo mejor es someterse a una prueba de colesterol cada 4 ó 6 años, pero con mayor frecuencia si se padece diabetes, enfermedades cardíacas o se tienen antecedentes familiares de colesterol alto. Los análisis de colesterol miden la cantidad de diferentes colesteroles en mg/dL. La mayoría de las pruebas muestran los niveles de colesterol HDL, LDL y total (sérico). Para obtener una puntuación de colesterol total, el médico suma los niveles de colesterol HDL y LDL de una persona y el 20% de su nivel de triglicéridos.

Los niveles deseables son:

  • Colesterol total inferior a 200 mg/dL
  • HDL «bueno» 60 mg/dL o más
  • Colesterol LDL «malo» Menos de 100 mg/dL
  • Triglicéridos por debajo de 150 mg/dL.

Sin embargo, hay varios factores que influyen en lo que es saludable para cada persona.

Formas saludables de conseguir niveles altos de HDL

Para la mayoría de las personas, las directrices actuales recomiendan maximizar los niveles de HDL, preferiblemente adoptando un estilo de vida saludable. Para alcanzar y mantener niveles moderados, los expertos recomiendan:

  • pruebas periódicas de colesterol
  • Llevar una dieta equilibrada rica en frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras
  • limitar el consumo de grasas saturadas y trans, alimentos procesados, sal y azúcares añadidos
  • hacer ejercicio regularmente
  • mantener un peso moderado
  • evitar o dejar de fumar
  • limitar el consumo de alcohol
  • gestionar el estrés en la medida de lo posible
  • dormir de 7 a 9 horas

Si el nivel de HDL de una persona es anormalmente alto, el médico puede recomendar la realización de pruebas genéticas o de otro tipo para evaluar el riesgo de enfermedad cardíaca. Los medicamentos específicos pueden tratar los niveles altos de colesterol causados por cambios genéticos heredados. Si un médico prescribe un medicamento, la persona debe tomarlo según las indicaciones. Si quieren dejar de tomar el medicamento, deben hablar primero con un médico. La persona también puede necesitar apoyo para otros problemas de salud, como la diabetes o la hipertensión.

El colesterol es un importante indicador del riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Los médicos recomiendan tener como objetivo un colesterol HDL alto y un colesterol LDL bajo. El colesterol HDL es beneficioso porque ayuda a eliminar el colesterol LDL del cuerpo. Sin embargo, en algunos casos, los niveles de colesterol HDL pueden ser muy elevados o comportarse de forma no beneficiosa. Los científicos están investigando actualmente cómo y por qué puede ocurrir esto. Mientras tanto, los expertos siguen recomendando centrarse en la reducción del LDL y en el aumento del HDL, preferiblemente con medidas relacionadas con el estilo de vida, pero también con medicación, si es necesario.

También puede interesarle: El exceso de sal puede causar cáncer de estómago y enfermedades autoinmunes

Publicidad