Teflón, huele a quemado

0
3714
Detail of the Teflon surface in a frying pan

El Teflón, el famoso revestimiento antiadherente para sartenes y platos, está sobre la parrilla. Todo indica que se liberan moléculas químicas no biodegradables en cada uso y que se encuentran en la sangre del 90% de los usuarios.

La empresa DuPont de Nemours, que inventó hace cincuenta años el Teflón, una sustancia que iba a simplificar la vida de millones de cocineras, ya ha sido convocada varias veces en la corte federal de los Estados Unidos para explicar la toxicidad potencial de algunos componentes utilizados en la fabricación de sartenes de Teflón. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) ya le había impuesto una elevada multa por ocultar información sobre los efectos nocivos del Teflon.

Hecatombe de aves

La EPA empezó a mostrar interés en 1986, cuando una red veterinaria para aves informó de una cantidad anormalmente alta de muertes de periquitos y canarios. Para una ciudad como Chicago, hubieron 300 muertes súbitas en un año, mientras que el promedio nacional anual es de 100. Los informes de las autopsias mostraban siempre la misma razón: una hemorragia interna por la inhalación de humos tóxicos resultando del Teflón. Las aves son de hecho muy sensible a los humos tóxicos; fueron utilizadas en las minas en el siglo pasado, ya que su muerte alertaba a los mineros de la presencia de capas de gas natural sin olor.

La compañía DuPont de Nemours siempre ha negado que las temperaturas normales de uso de sartenes o platos de Teflon pudieran causar la liberación de gases tóxicos y residuos de partículas. Según ellos, para que se formara una toxicidad, la temperatura debía alcanzar los 315 ° C. Una temperatura que, en condiciones inusuales de uso, se produce a cabo de cuatro minutos cuando se coloca una sartén vacía en un quemador de cocina de gas abierto al máximo.

Peligro en temperatura de cocción

Sin embargo, unos investigadores de la Universidad de Missouri midieron que el escape de humos tóxicos se producía a una temperatura mucho más baja, concretamente de 160 ° C. Para la validez de la experiencia, se utilizaron mil canarios, y ni uno sobrevivió. Por ejemplo, la temperatura media de cocción en un quemador gira entorno a los 170 °, y en un horno convencional puede alcanzar los 240 °.

El Teflón es un compuesto de perfluorocarbonos complejos (PFC) .Los PFC se consideran contaminantes que se acumulan en el medio ambiente sin posibilidad de degradación. Almacenados en el cuerpo, son cancerígenos, disruptores endocrinos, sobre todo de la tiroides, y responsables de malformación en los seres humanos.

Uno de los PFC más estudiados es un producto de degradación de Teflón por el calor: el ácido perfluorooctanoico (PFOA). Encontramos rastros de ello en casi todos los organismos humanos en los que se haya buscado, y en los animales de las zonas árticas.

La exposición al PFOA puede provocar hipotiroidismo, resistencia a la insulina y anomalías en el desarrollo. También es perjudicial para al menos nueve tipos de células que regulan el sistema inmune.

La exposición a los productos de degradación de Teflón resulta especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas. En julio de 2004, un grupo de ciudadanos que atacaron a la empresa DuPont de Nemours, la EPA, demostró que la empresa sabía desde 1981 que el PFAO atraviesa la barrera placentaria y se comunica de madre a hijo, y que puede así causar deformidades faciales en los niños.

Cocciones sanas

El acero inoxidable contiene níquel y cromo, dos metales tóxicos que en contacto con sustancias ácidas (limón, salsa de tomate, etc.) pueden transmitirse a los alimentos, pero el acero 10/18 es estabilizado.

Los platos de cerámica de buena calidad para hornos no liberan ninguna substancia tóxica con el calor o al contactar con alimentos ácidos.

Las ollas de Pyrex pueden contener algunas partículas de plomo. Pero atrapadas en la masa de vidrio, resultan inamovibles. Las ollas o platos de cristal son herramientas sanas y fiables.

Cocinar con vapor y con piedras calientes no presenta ningún riesgo.

Si le ha gustado este artículo, ¡suscríbase a nuestro boletín de noticias!

COMPARTIR
Licenciada en medicina natural (CNR - Colegio de Naturopatía Renovada André Lafon - 2009). Profundización de: la gemoterapia (2 seminarios con filipo Vasquez), la aromaterapia (con Ella Plaza), la fitoterapia (con el Dr. Claudio Ramos), la terapia nutricional .Mi mayor deseo es ayudar a un máximo de personas a RECUPERAR SU SALUD DE FORMA NATURAL, pero sobre todo DEVOLVERLES LA ESPERANZA DE CURARSE y hacerles entender que ¡TODO ES POSIBLE!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here