Té negro, un verdadero aliado para reducir el riesgo de cáncer de ovario

tassa de té negro
Té negro, un verdadero aliado para reducir el riesgo de cáncer de ovario

Si te gusta el té negro, ahora tendrás más razones para que nunca falte en tu despensa. Recientes investigaciones ponen en evidencia que beber una taza a diario de este tipo de té y por periodos prolongados es saludable y reduce el riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

Esta es una de las enfermedades que más afectan a las mujeres en edad premenopáusica y posmenopáusica, es decir, entre los 50 y los 65 años. Es además el tercer tipo de cáncer más frecuente en el área de los genitales y sistema reproductor femenino, siguiéndole los pasos al cáncer del cuello uterino y de útero (endometrio).

Hábitos y té negro, lo que dicen los estudios

Un grupo de científicos de la Universidad Curtin de Perth (Australia) obtuvo resultados contundentes luego de observar a 1.000 mujeres con una edad promedio de 59 años. Los investigadores las dividieron en dos grupos: 500 tenían cáncer ovárico y las otras 500  estaban sanas.

Al profundizar en los hábitos de las mujeres al beber té, el grupo médico australiano tomó nota de la frecuencia de la ingesta, qué clase bebían y desde qué edad mantenían este hábito.

Encontraron que entre las mujeres sanas estaban aquellas que tomaban té negro todos los días y por varios años. Incluso desde la infancia practicaban este hábito con regularidad. El 79% de todas las que estaban saludables tomaban una taza de té negro con mucha frecuencia, contra el 51% de las encuestadas que tenían cáncer de ovario.

La razón: los flavonoides

Los investigadores del estudio atribuyen al té negro un importante poder curativo y de protección gracias a su cantidad elevada de flavonoides. Estos compuestos son altamente antioxidantes y protegen al organismo de enfermedades.

“El té es una bebida segura y barata”, dice el doctor Andy Lee, quien encabeza el trabajo. Recomienda a las mujeres beberlo con regularidad para prevenir patologías comunes y mortales.

Si sientes que el sabor del té negro es muy fuerte para tu gusto, hay otra buena noticia: si le agregas un poco de leche de vaca o vegetal, las propiedades protectoras siguen intactas. El efecto beneficioso del té no se reduce con el lácteo.

Por fortuna, gracias a los avances médicos actuales es posible tratar el cáncer de ovarios y curarlo siempre que se detecte con la mayor precocidad posible. No obstante, tomar té negro puede ser un gran aliado para reducir el riesgo de padecerlo. ¿Te animas a agregarlo a tu dieta diaria?

Fuente