Salud

Suplementos y vitaminas para aliviar los síntomas de la enfermedad de Crohn

publicidad

La enfermedad de Crohn es una afección intestinal que provoca una inflamación a lo largo del tubo digestivo. Puede provocar desnutrición, por lo que los médicos pueden recetar vitaminas y suplementos para prevenir o tratar este problema. Los síntomas de la enfermedad de Crohn suelen presentarse en ciclos. Los enfermos de Crohn pueden experimentar episodios de dolor abdominal, diarrea y otros síntomas que aparecen y desaparecen.

El médico puede recomendar que se eviten ciertos alimentos para que el sistema digestivo descanse durante estos episodios. Algunas personas pueden necesitar seguir una dieta especial, como una baja en fibra. Estos cambios en la dieta o la reducción de la absorción de nutrientes en el tracto digestivo pueden provocar desnutrición. Por este motivo, los médicos pueden recomendar que se complemente la dieta para tratar o prevenir la desnutrición. En este artículo se examinan algunas de las vitaminas y suplementos que pueden tomar los enfermos de Crohn, cómo pueden afectar al organismo y otras consideraciones dietéticas.

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria del intestino (EII) que suele comenzar en la infancia o en los primeros años de la edad adulta. Esta enfermedad provoca la inflamación del tracto gastrointestinal, dando lugar a síntomas como:

  • diarrea
  • sangre en las heces
  • calambres y dolor de estómago
  • fatiga
  • pérdida de peso

Los síntomas tienden a ir y venir en ciclos. Los tratamientos para la enfermedad de Crohn incluyen medicación, reposo intestinal y cirugía. El tipo de tratamiento que recibe una persona depende de la gravedad de la enfermedad y de su estado de salud general.

Un cambio en la dieta puede reducir la frecuencia y la gravedad de los síntomas. Un médico puede recomendar:

  • evitar las bebidas con gas
  • evitar ciertos alimentos ricos en fibra
  • beber más líquidos
  • comer comidas más pequeñas y frecuentes para facilitar la digestión.

Vitaminas útiles en la enfermedad de Crohn

La inflamación del tracto digestivo puede dificultar el procesamiento de los alimentos y la absorción de los nutrientes. Esto puede conducir a la desnutrición, que se produce cuando el cuerpo no recibe suficientes vitaminas y nutrientes esenciales. El médico puede recomendar la realización de análisis de sangre para comprobar los niveles de vitaminas y minerales en el organismo. En función de los resultados, el médico puede recomendar diferentes tipos de vitaminas o suplementos para mejorar la nutrición en la dieta.

Una persona con enfermedad de Crohn debe decidir empezar a tomar vitaminas consultando a un médico para asegurarse de que los tipos y las cantidades son los correctos.

Algunas vitaminas pueden provocar efectos secundarios, como náuseas y diarrea. Tomarlos con alimentos puede evitar estos efectos. Comprueba siempre la etiqueta de los suplementos para asegurarte de que no contienen ingredientes que puedan provocar brotes. Estos ingredientes pueden incluir:

  • conservantes
  • colorantes artificiales
  • alcoholes de azúcar
  • lactosa

¿Qué vitaminas pueden ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad de Crohn?

Los médicos pueden recomendar diversas vitaminas a los enfermos de Crohn. Estas vitaminas pueden incluir:

  • ácidos grasos omega-3, que pueden tener efectos antiinflamatorios en personas con la enfermedad de Crohn
  • calcio, que puede ayudar a mantener la salud de los huesos y los dientes en las personas con enfermedad de Crohn
  • Ácido fólico, que ayuda al cuerpo a producir y mantener las células
  • el hierro, que transporta el oxígeno por el cuerpo y evita la anemia
  • vitamina B12, que mantiene las células nerviosas y sanguíneas
  • vitamina D, que puede ayudar a controlar la inflamación en el intestino
  • Vitaminas A, E y K, que contribuyen a la producción de células y previenen el daño celular
  • Zinc, que ayuda al cuerpo a prevenir enfermedades causadas por bacterias y virus.
  • Además de las vitaminas, la cúrcuma puede ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo de las personas con la enfermedad de Crohn. Contiene curcumina, que tiene propiedades antiinflamatorias. Algunos pequeños estudios sugieren que la curcumina en combinación con la medicación puede ayudar en el tratamiento de la colitis ulcerosa, que es otro tipo de EII. La cúrcuma se puede utilizar con seguridad en la cocina, pero el consumo de grandes cantidades puede diluir la sangre.

¿Qué otros factores hay que tener en cuenta?

La desnutrición es un problema común en la enfermedad de Crohn. De hecho, se produce en el 20-85% de los casos. Identificar los alimentos que una persona puede tolerar y los que desencadenan los síntomas es clave para crear un plan de alimentación para una persona con enfermedad de Crohn.

Para prevenir las recaídas, las personas con enfermedad de Crohn pueden limitar el consumo de:

  • alimentos ricos en fibra insoluble
  • frutos secos y semillas
  • frutas y verduras crudas
  • azúcar
  • alimentos con alto contenido en grasa
  • cafeína
  • alcohol
  • alcoholes de azúcar

Beber mucho líquido y hacer comidas más pequeñas con más frecuencia puede facilitar la digestión. Además, llevar un diario de alimentos puede ayudar a la persona a identificar los alimentos que provocan los síntomas.

Cuándo contactar con un médico

La enfermedad de Crohn es una afección crónica que suele requerir un tratamiento de por vida y cambios en la dieta.

Una persona debe ponerse en contacto con un médico si tiene alguno de los siguientes síntomas

  • sangre en las heces
  • diarrea persistente
  • calambres o dolores de estómago persistentes
  • pérdida de peso inexplicable
  • desarrollo anormal (en niños).

En resumen

La enfermedad de Crohn es una afección inflamatoria crónica que puede afectar cualquier parte del tracto digestivo. Suele afectar al intestino delgado, provocando una inflamación que impide la correcta digestión de los alimentos. Provoca una serie de síntomas, como diarrea y dolor de estómago. La enfermedad de Crohn puede impedir que el organismo absorba correctamente los nutrientes, lo que puede provocar desnutrición. Un médico puede diagnosticar las deficiencias nutricionales mediante análisis de sangre. Es posible que le recomiende una serie de vitaminas y suplementos para solucionar estos problemas. Algunas vitaminas pueden provocar efectos secundarios, como náuseas y diarrea. Sin embargo, tomar vitaminas en las cantidades recomendadas y con alimentos puede ayudar a minimizar estos efectos secundarios.

También puede interesarle: Prepara esta bebida en casa para reducir la ansiedad y bajar de peso

Publicidad