¿Sufre de depresión? Identifique las señales para estar seguros

La depresión suele ser una enfermedad infravalorada, tanto en el mundo profesional como en las relaciones sociales. Ojo, cuando hablamos de depresión, no estamos hablando de los pequeños momentos de depresión o cansancio por los que todos pasamos, sino de una enfermedad que a veces es crónica y hay que tomarla muy en serio.

Entre los numerosos síntomas de esta enfermedad se encuentran la pérdida de interés y placer en las actividades cotidianas, la inhibición del pensamiento y un cambio en el estado de ánimo. También puede haber tristeza, desesperanza o dificultad para expresar los sentimientos.

La ansiedad se asocia muy a menudo a la enfermedad. A menudo es difícil para el médico distinguir entre depresión y ansiedad. La depresión suele durar varias semanas o meses y suele ir acompañada de otros síntomas físicos, como problemas de sueño, de apetito o dolores corporales.

Una enfermedad más común de lo que la gente cree: las mujeres se ven afectadas dos veces más que los hombres

La probabilidad de que una persona desarrolle una depresión a lo largo de su vida en los países occidentales oscila entre el 7 y el 18%, dependiendo sobre todo del género. Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres. En todo el mundo, la OMS calcula que 350 millones de personas, es decir, el 5% de la población, padecen actualmente depresión. En España, se estima que el 8% de las personas sufren depresión, algo más que en Estados Unidos, con un 7%, pero menos que en Brasil, con un 10%.

Causas de la depresión y medios de apoyo

Las causas de la depresión suelen ser múltiples. La herencia, la situación personal o los trastornos neurológicos son factores de riesgo importantes. La depresión suele manifestarse tras un acontecimiento negativo, como la pérdida de un ser querido, problemas con la familia y los amigos (por ejemplo, un divorcio) o una situación financiera difícil (por ejemplo, una quiebra o el desempleo).

A veces, los cambios importantes en el estilo de vida, como la jubilación, pueden desencadenar la depresión. Las enfermedades crónicas, ciertos medicamentos o drogas también son causas frecuentes de esta afección.

El tratamiento de la depresión requiere una consulta médica, el inicio de una psicoterapia (a veces breve con EMDR en particular) y una reforma de la alimentación (la dieta mediterránea ayuda a combatir la depresión, por ejemplo). No hay que olvidar que una persona deprimida está como en el fondo de un pozo y necesitará absolutamente la ayuda de los que le rodean, como la familia, los amigos y especialmente los profesionales de la salud.

También puede interesarle leer: Señales de alarma de la diabetes