Salud

Sueño, antiestrés y protector del cerebro: los 3 beneficios clave de la ashwagandha

La ashwagandha es conocida como una hierba multiusos. Estudios científicos han demostrado su valor para el sueño, como antiestrés y protector del cerebro.

La ashwagandha (Withania somnifera) es una poderosa hierba adaptógena, lo que significa que ayuda al cuerpo a adaptarse al estrés equilibrando el sistema inmunitario, el metabolismo y el sistema hormonal. Se le conoce como una hierba multiusos. Se utilizaba en la antigua medicina ayurvédica y china. La planta es originaria de la India y pertenece a la familia de las solanáceas, junto con la berenjena y el tomate.

Ashwagandha para volver a dormir

Un estudio realizado en 2020 analizó la capacidad de la ashwagandha para promover el sueño. Basándose en estos resultados, los investigadores creen que esta planta podría ser un tratamiento alternativo para el insomnio. Reunieron a 80 participantes, 40 de los cuales eran personas sanas sin trastornos del sueño y 40 que tenían un diagnóstico conocido de insomnio. Después, cada grupo se dividió en dos: un grupo de intervención y un grupo de control. El grupo de intervención recibió ashwagandha y el grupo de control recibió un placebo. Los participantes tomaron los suplementos por ocho semanas, durante las cuales se realizaron evaluaciones de los parámetros del sueño, la calidad del mismo y la ansiedad.

Los resultados revelaron que tanto el grupo sano como el de insomnio que tomaron ashwagandha mostraron una mejora significativa en los parámetros del estudio. Los que sufrían de insomnio fueron los que más mejoraron. Los investigadores escribieron que el extracto de raíz fue bien tolerado por todos los participantes, independientemente de su estado de salud y edad. Los participantes tomaron 300 miligramos (mg) dos veces al día.

La ashwagandha también se probó en otro estudio en el que los investigadores descubrieron que mejoraba la calidad del sueño, la calidad de vida y el estado de alerta mental en las personas mayores. Los investigadores del segundo estudio sugirieron que el extracto de raíz podría ser eficaz en los ancianos porque toleran bien la planta. El sueño es esencial para la buena salud, la recuperación del ejercicio y el funcionamiento físico y cognitivo óptimo. La raíz de ashwagandha ha sido mencionada durante siglos por sus beneficios para el sueño. Este estudio es el primer estudio clínico que evalúa el efecto del extracto de raíz de ashwagandha en la calidad del sueño en adultos sanos y en pacientes con insomnio y muestra efectos positivos significativos en la calidad del sueño de los participantes. El artículo se publicó en una revista de prestigio y constituye una valiosa contribución a la literatura científica. Justifica el uso del extracto de raíz de ashwagandha como adaptógeno para ayudar a reducir la ansiedad y promover un sueño reparador.

La ashwagandha ayuda a reducir los marcadores de estrés

Además de mejorar la calidad del sueño, los investigadores descubrieron que la ashwagandha redujo las medidas de ansiedad en los participantes. Existe una relación entre el estrés y la ansiedad. Definen la diferencia de la siguiente manera: el estrés es una respuesta a una amenaza, mientras que la ansiedad es una respuesta al estrés. Otro estudio evaluó la eficacia del extracto de raíz de ashwagandha para ayudar a reducir el estrés y la ansiedad. Dado que el estrés puede provocar un bajo rendimiento y aumentar el riesgo de problemas de salud, los investigadores trataron de evaluar la eficacia de la ashwagandha en adultos que se sabe que están estresados.

Reunieron a 64 individuos que tenían un historial de estrés crónico. Antes de comenzar la intervención, los participantes se sometieron a pruebas de laboratorio que incluían la medición del cortisol sérico y la evaluación de sus niveles de estrés mediante un cuestionario de evaluación normalizado. El grupo se dividió aleatoriamente en un grupo de tratamiento y un grupo de control. El grupo del estudio tomó 300 mg de raíz de ashwagandha dos veces al día durante 60 días. El análisis de los datos reveló una reducción significativa de las puntuaciones de estrés después de 60 días en comparación con el grupo de placebo. Los que tomaban ashwagandha también tenían niveles de cortisol sérico significativamente más bajos. El grupo de la ashwagandha sólo informó de efectos adversos leves comparables a los del grupo del placebo. Los resultados llevaron a los investigadores a concluir que el extracto de raíz era seguro y eficaz para mejorar la resistencia al estrés y la calidad de vida autocalificada.

Una revisión sistemática de la literatura que evaluó cinco ensayos en humanos encontró resultados similares a los del estudio de intervención. Los investigadores concluyeron que cada uno de los cinco estudios demostró que la ashwagandha produjo una mayor mejora que el placebo al medir la ansiedad o el estrés. Un uso tradicional de la ashwagandha es mejorar la memoria, en particular la raíz de la planta.

La ashwagandha mejora y protege el funcionamiento cognitivo

En 2017, un estudio publicado en el Journal of Dietary Supplements demostró que la ashwagandha ayudó a mejorar la memoria y la función cognitiva en 50 personas con deterioro cognitivo leve. Se trata de un deterioro leve de la capacidad cognitiva que se asocia a un posible aumento del riesgo de desarrollar otras demencias graves, incluida la enfermedad de Alzheimer. Los participantes se dividieron en dos grupos que recibieron 300 mg de extracto de raíz de ashwagandha dos veces al día o un placebo durante ocho semanas. Los participantes que tomaron ashwagandha también mostraron mejoras en la función ejecutiva, la velocidad de procesamiento de la información y la atención sostenida. Además de mejorar la funcionalidad, el extracto de raíz puede ayudar a frenar el deterioro de las células cerebrales en personas con demencia.

Los efectos beneficiosos de los componentes de la raíz de ashwagandha en las enfermedades neurodegenerativas pueden deberse a sus actividades neurálgicas, antioxidantes, antiinflamatorias, antiapoptóticas y ansiolíticas, así como a su capacidad para mejorar la disfunción mitocondrial y restaurar los niveles de energía y aumentar los niveles de defensas antioxidantes, como la reducción del glutatión. En otro estudio participaron 20 hombres sanos que fueron asignados al azar para recibir 500 mg de ashwagandha encapsulada o un placebo durante 14 días. Se les sometió a una batería de pruebas psicométricas informatizadas y los investigadores descubrieron que los que tomaban ashwagandha mostraban mejoras significativas en las pruebas de tiempo de reacción, clasificación de tarjetas y discriminación de opciones.

También puede interesarle: 5 mentiras sobre el colesterol que probablemente te has creído (y te han amargado)

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.