¿Por qué siempre tan cansado?

La fatiga es una alteración que suele afectar de manera significativa tu rutina diaria, está caracterizada por un agotamiento constante, baja energía y deseo prolongado de dormir. Identificar sus causas te permitirá aplicar el tratamiento adecuado.

Causas comunes del agotamiento constante

Hay infinidad de motivos que podrían asociarse a un agotamiento constante. Algunos podrían ser simples, sin mayores incidencias médicas y, por ende, fáciles de tratar. Sin embargo, también podrían ser el trasfondo de una condición más crónica.

●       Deficiente alimentación

Consumir constantemente alimentos altos en azúcares, carbohidratos y grasas genera efectos adversos. Entre ellos, descontrol en los niveles de glucosa en la sangre que da paso al padecimiento de distintas alteraciones, cuya consecuencia es la fatiga.

●       Falta de sueño

Las variaciones en el ciclo del sueño impiden que el organismo reponga las energías gastadas a lo largo del día. Como consecuencia, te sentirás decaído y sin vitalidad para continuar tu rutina diaria.

●       Estilo de vida sedentario

El principal efecto ocasionado por la inactividad física es el agotamiento extremo constante. Además, esto aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

●       Padecimiento de enfermedades

Un cuadro de fatiga severo también puede ser consecuencia de padecer otras enfermedades. Por ejemplo, anemia, insuficiencia hepática aguda, lesión cerebral traumática, cáncer, síndrome de piernas inquietas, depresión, diabetes, entre otras.

●       Ingesta de grandes porciones de comida

El organismo usa una cantidad moderada de energía para poder digerir los alimentos, y más cuando se consumen grandes porciones. Como consecuencia, se produce somnolencia.

Recomendaciones para evitar la fatiga

Recurrir a las pastillas para dormir no es una solución para tratar la fatiga, hay otras formas saludables de conseguirlo. Entre ellas:

  • Exponerse de manera regular al sol, así se estimula la producción de la melatonina, hormona encargada de indicarle al cuerpo cuándo es de día y cuándo es de noche. Además, se fomenta la producción de vitamina D, excelente componente para beneficiar la salud en general.

 

  • Evitar el uso de aparatos eléctricos antes de ir a la cama, ya que la luz azul que emiten estos aparatos sugiere al cerebro que aún es de día. Deja de usar estos aparatos, en medida que te sea posible, desde las 9 de la noche. A partir de este momento es cuando el cerebro comienza a segregar melatonina.

 

  • Probar la dieta cetogénica, este plan alimenticio basado en el consumo de calorías saludables ayuda, entre otras cosas, a controlar los niveles de insulina. Siendo una dieta muy beneficiosa para los diabéticos y para quienes sufren fatiga extrema.

La fatiga podría ser una condición normal siempre y cuando sus efectos no trasciendan ni se mantengan. De lo contrario, es momento de visitar al médico.