¿Cuánto sol necesitamos para mantener niveles óptimos de vitamina D?

vitamina D sole

Exponerse a los rayos solares es una solución efectiva para renovar las reservas de vitamina B, componente indispensable para el organismo. Tengamos en cuenta que esta vitamina es un micronutriente que nuestro cuerpo no puede producir por sí solo. Por lo que hay que incorporarlo a través de alimentos o, en el mejor de los casos, por medio de la exposición solar.

Sin embargo, aún cuando es importante combatir el déficit de vitamina B, también es esencial que sepamos cuánto sol necesitamos para reponer las reservas. Para no llegar al punto de abusar de la radiación solar.

¿Cómo el sol nos permite reponer los niveles de vitamina D?

Cuando nos exponemos a los rayos solares, en la piel se genera vitamina D3, conocida también como colecalciferol, tal y como se presenta también en los alimentos. Luego, en el hígado se convierte en calcidiol, es decir, “25-OH vitamina D”, que vendría siendo el modo circulante inactivo de esta vitamina.

Finalmente, cuando el organismo la necesita, el riñón la transforma en calcitriol, es decir, “1-25-OH vitamina D”, que es la forma activa y ya está lista para funcionar en los tejidos. Recordemos que la vitamina D es indispensable para fomentar un adecuado crecimiento y desarrollo óseo, además de promover el bienestar cardiovascular y un óptimo funcionamiento del sistema inmune.

Dosis necesaria de sol para mantener niveles óptimos de vitamina D

Para conseguir las cantidades esenciales de vitamina D, basta con exponer a los rayos solares una superficie de piel. Bien sea el rostro, los brazos o las manos, por un tiempo mínimo de 15 a 20 minutos, por 3 o 4 días a la semana.

Eso sí, sin utilizar protector solar para que la piel pueda absorber inmediatamente la vitamina D. Por lo que es prudente proteger la piel con una vestimenta adecuada a fin de evitar que la radiación solar provoque reacciones contraproducentes.

En cuanto al momento más oportuno del día para aprovechar los mejores rayos solares, entre las 11am y las 3pm es la mejor alternativa. Pues a esta hora el sol está más elevado, aunque si no resulta posible en este momento del día, también puedes hacerlo en la mañana o durante la tarde.

Cuando es temporada de poco sol, como en invierno, lo ideal es recurrir a suplementos para cubrir las necesidades diarias de vitamina D. Mucho mejor si es en forma de colecalciferol. De igual modo, siempre es recomendable consultar a un profesional médico antes de consumir un determinado suplemento vitamínico.

La exposición controlada a los rayos solares no sólo contribuye con una estética más atractiva, sino que es muy beneficioso para nuestro organismo.