Sobrepeso infantil: mayor riesgo de enfermedades al crecer

Una de las tendencias más alarmantes en la salud de la población es el aumento de la tasa de sobrepeso infantil y en adolescentes. Debe prestarse mayor atención a esto, pues los niños con sobrepeso corren mayor riesgo de sufrir obesidad mórbida al crecer; y por lo tanto, de sufrir numerosas enfermedades asociadas al exceso de peso.

Sólo hay que mirar los patios de las escuelas locales para ver cuánto más gordos están los niños hoy en día que antes. En 25 años la tasa de sobrepeso infantil se ha más que duplicado, mientras que la tasa de obesidad se ha triplicado. Además, múltiples estudios demuestran que muchos de estos niños con sobrepeso ya están afectados por diversas enfermedades que no suelen desarrollarse hasta mucho más tarde en la vida; como la hipertensión, la hipercolesterolemia y la diabetes de tipo 2. La obesidad es una condición médica grave, independientemente de la edad de la persona con sobrepeso.

El sobrepeso infantil: enfermedades cardíacas, diabetes y cánceres en la edad adulta

El sobrepeso infantil y en adolescentes no suele tomarse muy en serio; es como si se tratara de un excedente «temporal» que desaparecerá mágicamente por sí solo al crecer. Un importante estudio muestra que, por el contrario, los adolescentes obesos no sólo corren un riesgo mayor de seguir siéndolo, sino que puede empeorar considerablemente.

De hecho, al estudiar durante varios años a un grupo de 8.834 jóvenes de 12 a 21 años, los investigadores descubrieron que los adolescentes obesos tenían hasta 20 veces más probabilidades de convertirse en obesos mórbidos en la edad adulta, un grado muy avanzado de obesidad caracterizado por un índice de masa corporal de más de 40 (una persona de 1,75 m de altura y 124 kg de peso, por ejemplo).

Esta etapa de la obesidad representa un problema médico de gran importancia, ya que está estrechamente relacionada con varias enfermedades graves, en particular las enfermedades cardíacas, la diabetes y varios tipos de cáncer. Como resultado, es probable que un adolescente obeso tenga una esperanza de vida más corta que la de sus padres, sin mencionar la enorme carga que se impondrá al sistema de salud pública.

Comida basura y estilos de vida sedentarios: los dos desastres que afectan a los jóvenes

Es extremadamente difícil tratar la obesidad mórbida en la edad adulta y la prevención sigue siendo la principal arma de que disponemos para contrarrestar este flagelo. Varios factores son responsables de la aparición de la obesidad en los jóvenes, pero ninguno desempeña un papel tan importante como la comida basura. Estos productos contienen cantidades extraordinarias de azúcares y grasas que aportan demasiadas calorías, especialmente en un momento en que la dieta de los jóvenes es cada vez más compleja.
donde los niños gastan mucho menos energía que en el pasado con la presencia de la televisión, las computadoras, los teléfonos, los videojuegos.

Lamentablemente, son demasiados los niños que adoptan estos productos muy temprano en la vida y desarrollan una relación poco saludable con los alimentos, que se consideran un bien de consumo como cualquier otro, «productos» cuya función es esencialmente satisfacer el hambre rápidamente, independientemente de su impacto en el cuerpo.

Padres: tomen tiempo en la mesa, despierten los gustos

Sin embargo, esta relación está lejos de ser inevitable, ya que los padres pueden desempeñar un papel fundamental en los hábitos alimenticios de sus hijos. Varios estudios muestran que el simple hecho de preparar comidas en familia y aprovechar el tiempo en la mesa para disfrutar de la comida reduce significativamente el sobrepeso en los jóvenes.

Además, estas comidas familiares crean muy a menudo una atmósfera amistosa que favorece el diálogo y la discusión de temas de interés para los jóvenes.
Cuidar de tus hijos no significa sólo asegurarse de que no les falta nada. Es igual de importante asegurarse de que no coman cualquier cosa y aumenten los kilos de más. La calidad de su futuro depende de ello.

 

Fuente:

The et al. Association Of Adolescent Obesity With Risk Of Severe Obesity In Adulthood. JAMA 304 : 2042-2047.