Salud

Síntomas y tratamientos de las metástasis cerebrales

Las metástasis cerebrales se producen cuando las células cancerosas se extienden desde su lugar de origen al cerebro. Cualquier tipo de cáncer puede extenderse al cerebro, pero los tipos más propensos a causar metástasis cerebrales son los de pulmón, mama, colon, riñón y melanoma.

Las metástasis cerebrales pueden formar un solo tumor o múltiples tumores en el cerebro. A medida que los tumores cerebrales metastásicos crecen, ejercen presión sobre el tejido cerebral circundante y modifican su funcionamiento. Esto provoca signos y síntomas como dolores de cabeza, cambios de personalidad, pérdida de memoria y convulsiones. El tratamiento para las personas cuyo cáncer se ha extendido al cerebro puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia, inmunoterapia o una combinación de tratamientos. En algunas situaciones pueden recomendarse otros tratamientos. El tratamiento suele centrarse en reducir el dolor y los síntomas derivados del cáncer.

Síntomas de las metástasis cerebrales

Los signos y síntomas causados por las metástasis cerebrales pueden variar en función de la localización, el tamaño y el ritmo de crecimiento de los tumores metastásicos.

Los signos y síntomas de las metástasis cerebrales son:

  • Dolores de cabeza, a veces acompañados de vómitos o náuseas
  • Cambios mentales, como el aumento de los problemas de memoria
  • Crisis epilépticas
  • Debilidad o entumecimiento en un lado del cuerpo.

Cuándo buscar atención médica

Pide una cita con tu médico si tienes signos y síntomas persistentes que te preocupan. Si ha recibido tratamiento contra el cáncer en el pasado, hable con su médico sobre su historial médico.

Causas de las metástasis cerebrales

Las metástasis cerebrales se producen cuando las células cancerosas se desprenden de su ubicación original. Las células pueden viajar por el torrente sanguíneo o el sistema linfático y extenderse (hacer metástasis) al cerebro, donde comienzan a multiplicarse. El cáncer metastásico que se extiende desde su ubicación original se conoce como cáncer primario. Por ejemplo, un cáncer que se ha extendido de la mama al cerebro se llama cáncer de mama metastásico, no cáncer cerebral.

Factores de riesgo

Cualquier tipo de cáncer puede extenderse al cerebro, pero algunos tipos de cáncer son más propensos a hacer metástasis en el cerebro, incluyendo:

  • el cáncer de pulmón
  • cáncer de mama
  • el cáncer de colon
  • cáncer de riñón
  • Melanoma

Diagnóstico

Si se sospecha que tiene metástasis cerebrales, su médico puede recomendarle una serie de pruebas y procedimientos.

Un examen neurológico

Un examen neurológico puede incluir la comprobación de su visión, audición, equilibrio, coordinación, fuerza y reflejos. Las dificultades en una o varias áreas pueden dar pistas sobre la parte del cerebro que puede estar afectada por un tumor cerebral.

Pruebas de imagen

La resonancia magnética (RM) se utiliza habitualmente para ayudar a diagnosticar las metástasis cerebrales. Es posible que se inyecte un tinte en una vena del brazo durante la RM. Una serie de componentes especializados de la RM, como la RM funcional, la RMN de perfusión y la espectroscopia de resonancia magnética, pueden ayudar a su médico a evaluar el tumor y planificar el tratamiento.

Otras pruebas de imagen pueden ser la tomografía computarizada (TC) y la tomografía por emisión de positrones (PET). Por ejemplo, si se desconoce el tumor primario causante de las metástasis cerebrales, se puede realizar un TAC de tórax para buscar un cáncer de pulmón.

Extracción y análisis de una muestra de tejido anormal (biopsia)

Una biopsia puede tomarse como parte de una operación para extirpar un tumor cerebral, o puede tomarse con una aguja. La muestra de la biopsia se examina al microscopio para determinar si es cancerosa (maligna) o no (benigna) y si las células son metástasis o proceden de un tumor primario. Esta información es esencial para establecer un diagnóstico y un pronóstico y para orientar el tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento de las metástasis cerebrales puede ayudar a aliviar los síntomas, frenar el crecimiento del tumor y prolongar la vida. Incluso con un tratamiento eficaz, las metástasis cerebrales suelen reaparecer. Por lo tanto, su médico le recomendará un estrecho seguimiento después del tratamiento.

Las opciones de tratamiento para las personas con metástasis cerebrales suelen incluir fármacos, cirugía, radiocirugía estereotáctica, radioterapia de todo el cerebro o una combinación de estos tratamientos. En algunas situaciones, su equipo de tratamiento puede considerar la posibilidad de aplicar tratamientos farmacológicos para las metástasis cerebrales. Los tratamientos más adecuados para usted dependen del tipo, el tamaño, el número y la localización de sus tumores, así como de sus signos y síntomas, su salud general y sus preferencias. Hable de sus objetivos de tratamiento con su médico.

Medicamentos para controlar los síntomas

La medicación puede ayudar a controlar los signos y síntomas de las metástasis cerebrales y hacer que se sienta más cómodo. Las opciones pueden ser:

Fármacos esteroides. Se pueden utilizar altas dosis de corticosteroides para reducir la hinchazón alrededor de las metástasis cerebrales para reducir los signos y síntomas.

Medicamentos anticonvulsivos. Si tiene una convulsión, su médico puede recomendarle medicamentos para evitar más convulsiones.

Cirugía

Si la cirugía es una opción para usted y sus metástasis cerebrales están en lugares que los hacen accesibles para la cirugía, su cirujano tratará de eliminar la mayor cantidad de cáncer posible. Incluso la extirpación de una parte del tumor puede ayudar a reducir sus signos y síntomas. La cirugía para extirpar las metástasis cerebrales conlleva riesgos, como déficits neurológicos, infecciones y hemorragias. Otros riesgos pueden depender de la parte del cerebro en la que se encuentren los tumores.

Radioterapia

Radiocirugía estereotáctica para las metástasis cerebrales

La radioterapia utiliza rayos de alta energía, como los rayos X y los protones, para eliminar las células tumorales. En el caso de las metástasis cerebrales, el tratamiento puede incluir uno o ambos de los siguientes métodos de radioterapia:

Radiación en todo el cerebro

La radioterapia de todo el cerebro consiste en irradiar todo el cerebro para eliminar las células tumorales. Las personas que se someten a la radiación de todo el cerebro suelen necesitar entre 10 y 15 tratamientos durante dos o tres semanas. Los efectos secundarios pueden incluir fatiga, náuseas y pérdida de cabello. A largo plazo, la radiación en todo el cerebro se asocia con el deterioro cognitivo.

Radiocirugía estereotáctica

En la radiocirugía estereotáctica (SRS), cada haz de radiación no es especialmente potente, pero el punto en el que se unen todos los haces, en el tumor cerebral, recibe una dosis muy alta de radiación para eliminar las células tumorales. La SRS suele realizarse en un único tratamiento, y los médicos pueden tratar varios tumores en una sola sesión. Los efectos secundarios pueden incluir náuseas, dolores de cabeza, convulsiones, mareos o vértigo. Se cree que el riesgo de deterioro cognitivo a largo plazo tras el tratamiento con SRS es menor que el de la irradiación de todo el cerebro.

En los últimos años, los médicos e investigadores han avanzado considerablemente en su comprensión de la radioterapia cerebral completa, la radiocirugía estereotáctica y cómo estos dos métodos afectan a la supervivencia, la capacidad cognitiva y la calidad de vida. A la hora de decidir qué tipo de radioterapia utilizar, usted y su médico tendrán en cuenta muchos factores, como los otros tratamientos a los que se está sometiendo y el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer después del tratamiento.

Medicamentos

En algunas situaciones, el equipo de tratamiento puede recomendar medicamentos para controlar las metástasis cerebrales. La utilidad de los fármacos depende del lugar donde se inició el cáncer y de sus circunstancias personales. Las opciones pueden ser:

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza fármacos para eliminar las células de crecimiento rápido del organismo, incluidas las cancerosas.

Fármacos de terapia dirigida

Los tratamientos farmacológicos dirigidos se centran en anomalías específicas de las células cancerosas. Al bloquear estas anomalías, los tratamientos farmacológicos dirigidos pueden provocar la muerte de las células cancerosas.

Inmunoterapia

La inmunoterapia utiliza su sistema inmunitario para combatir el cáncer. Es posible que el sistema inmunitario de su cuerpo no ataque al cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que les ayudan a esconderse de las células del sistema inmunitario. La inmunoterapia actúa interfiriendo en este proceso.

Rehabilitación después del tratamiento

Dado que los tumores cerebrales pueden crecer en partes del cerebro que controlan las habilidades motoras, el habla, la visión y el pensamiento, la rehabilitación puede ser una parte necesaria de la recuperación. Su médico puede remitirle a servicios que pueden ayudarle:

La fisioterapia puede ayudarle a recuperar las habilidades motoras o la fuerza muscular perdidas.

La terapia ocupacional puede ayudarle a retomar sus actividades cotidianas, incluido el trabajo, después de un tumor cerebral u otra enfermedad.

La rehabilitación con especialistas del habla y el lenguaje (logopedas) puede ayudarle si tiene dificultades para hablar.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos son una atención médica especializada cuyo objetivo es aliviar el dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan con usted, su familia y sus médicos para ofrecerle un apoyo adicional que complemente sus otros tratamientos. Los cuidados paliativos son proporcionados por un equipo de especialistas médicos, psicológicos y de trabajo social. Este equipo se esfuerza por mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y sus familias.

También puede interesarle: 8 alimentos que protegen tu salud pulmonar

Publicidad