Salud

Síntomas, etapas y tratamientos de la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una afección de larga duración que provoca la inflamación del tubo digestivo. Los médicos no clasifican la enfermedad de Crohn en diferentes etapas porque los síntomas pueden variar considerablemente con el tiempo, lo que puede hacerla imprevisible. La enfermedad de Crohn es un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria. Es una enfermedad progresiva, lo que significa que tiende a empeorar progresivamente. Pero a veces los síntomas pueden desaparecer durante semanas o incluso años. A continuación se explica qué es la enfermedad de Crohn, cuáles son sus fases y cómo progresa.

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn afecta al tracto gastrointestinal, que va desde la boca hasta el ano e incluye el estómago y los intestinos. La función del tracto gastrointestinal es descomponer los alimentos que una persona ingiere y absorber los nutrientes en el torrente sanguíneo. Lo que queda al final de este proceso son los residuos, que el cuerpo elimina en forma de heces.

La enfermedad de Crohn provoca la inflamación del tubo digestivo.

Existen cinco formas diferentes de la enfermedad de Crohn, cada una de las cuales afecta a una parte distinta del tubo digestivo:

  • La enfermedad de Crohn gastro-duodenal afecta al estómago y al principio del intestino delgado.
  • La yeyunoileitis afecta a la mitad superior del intestino delgado, normalmente en forma de parches.
  • La ileítis afecta al final del intestino delgado.
  • La ileocolitis afecta al final del intestino delgado y al intestino grueso.
  • La colitis de Crohn, o colitis granulomatosa, afecta al intestino grueso.

Los síntomas varían en función de la parte del tubo digestivo afectada y de la gravedad de la inflamación. La ileocolitis es la forma más común de la enfermedad de Crohn.

Etapas y recorrido

La enfermedad de Crohn es crónica, lo que significa que es de larga duración y suele durar toda la vida. También puede ser progresiva, lo que significa que los síntomas de una persona pueden empeorar con el tiempo, pero no siempre es así. La enfermedad de Crohn puede empeorar con el tiempo porque la inflamación a largo plazo puede dañar el tracto digestivo.

Los médicos pueden tratar y gestionar la enfermedad de una persona para detener o reducir la inflamación. El diagnóstico y el tratamiento tempranos de la enfermedad de Crohn son esenciales para ayudar a frenar la progresión y prevenir daños mayores. La enfermedad de Crohn no suele seguir un patrón fijo. No suele pasar por ninguna etapa reconocible y no siempre es posible predecir su curso. Una persona con enfermedad de Crohn suele tener brotes y períodos de remisión. Un brote es un aumento o empeoramiento repentino de los síntomas. La remisión es cuando hay pocos o ningún síntoma.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Los síntomas de la enfermedad de Crohn varían de una persona a otra y pueden ser de leves a graves. También cambian con el tiempo y dependen de la gravedad y la localización de la inflamación.

Los síntomas más comunes de la enfermedad de Crohn son:

  • diarrea
  • dolor abdominal y calambres
  • pérdida de peso involuntaria
  • heces con sangre

Otros posibles síntomas pueden ser:

  • baja energía y fatiga
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de apetito
  • anemia
  • temperatura alta o fiebre

Una persona puede no tener todos estos síntomas, pero pueden aumentar o empeorar, especialmente si no se tratan. La enfermedad de Crohn también puede provocar complicaciones.

Complicaciones de la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn puede dañar el tracto digestivo con el tiempo, lo que puede llevar a:

  • fístulas cuando dos partes del intestino se conectan para formar un túnel
  • abscesos intestinales
  • obstrucciones intestinales
  • Hemorragia interna debida a desgarros o agujeros en la pared intestinal.

En algunos casos, una persona puede necesitar una intervención quirúrgica para reparar o extirpar una sección dañada del tubo digestivo. Alrededor del 60% de las personas con enfermedad de Crohn se han operado después de 20 años de tratamiento. Algunas personas han tenido que someterse a más de una operación. La enfermedad de Crohn también puede afectar al modo en que el organismo de una persona absorbe los nutrientes de los alimentos que ingiere, lo que puede provocar una carencia de vitaminas o minerales. Las deficiencias más comunes en las personas con enfermedad de Crohn son la vitamina B-12, la vitamina D y el hierro. Los suplementos pueden ayudar a sustituir estos nutrientes.

La inflamación causada por la enfermedad de Crohn a veces puede extenderse a otras partes del cuerpo, lo que provoca:

  • articulaciones dolorosas
  • enrojecimiento o dolor en los ojos
  • úlceras bucales
  • ampollas, úlceras o hinchazón en la piel, a menudo en las piernas
  • inflamación del hígado

La enfermedad de Crohn aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de colon. Este riesgo comienza a partir de los 8 a 10 años de enfermedad y también depende de la gravedad de la inflamación del colon.

Los primeros síntomas del cáncer de colon pueden ser similares a los de la enfermedad de Crohn y pueden incluir:

  • sangre en las heces
  • un cambio en los hábitos intestinales que persiste durante más de unos días
  • una necesidad sostenida de defecar
  • dolor abdominal y calambres
  • pérdida de peso.

A las personas que han padecido la enfermedad de Crohn durante más de 8 años, el médico puede recomendarles que se sometan a un cribado anual de cáncer de colon.

Tratamiento de la enfermedad de Crohn

El tratamiento de la enfermedad de Crohn es diferente para cada persona y tiene como objetivo:

  • reducir la inflamación de los intestinos
  • aliviar los síntomas
  • prevenir los brotes
  • lograr y mantener la remisión

El tratamiento puede cambiar con el tiempo y es fundamental acudir al médico si se produce un brote. Existen diferentes medicamentos para tratar a los enfermos de Crohn. El médico prescribirá la medicación en función de la gravedad de los síntomas y del tipo de enfermedad de Crohn que tenga la persona.

Los tratamientos farmacológicos incluyen:

  • Aminosalicilatos, que los médicos utilizan para tratar a las personas con síntomas leves o moderados. Estos medicamentos ayudan a reducir la inflamación en los intestinos.
  • Los corticosteroides reducen la inflamación al suprimir el sistema inmunitario. Los médicos recetan estos fármacos para los síntomas moderados o graves.
  • Los antibióticos pueden tratar las infecciones o las complicaciones derivadas de la enfermedad de Crohn.
  • Los inmunomoduladores reducen la inflamación al suprimir el sistema inmunitario, pero pueden tardar varias semanas o más en hacer efecto. Un médico puede prescribirlos si los síntomas de una persona no responden a otros medicamentos.

Una persona puede necesitar cirugía para tratar las complicaciones de la enfermedad de Crohn. Los tipos de cirugía pueden incluir:

  • Resección del intestino delgado. En este caso, el cirujano extirpa parte del intestino delgado y luego vuelve a conectar los dos extremos.
  • Resección del intestino grueso. También llamada colectomía subtotal, consiste en extirpar una parte del intestino grueso y volver a conectar los dos extremos.
  • Proctocolectomía. En este procedimiento, el cirujano extirpa todo el colon y el recto. Después, la persona tendrá que utilizar una bolsa de ostomía para recoger las heces a través de una pequeña abertura en el abdomen.
También puede leer: 7 signos y síntomas del cáncer de colon que deben alertarte

Los medicamentos de venta libre, como los analgésicos y los suplementos vitamínicos, también pueden ayudar a aliviar los síntomas. Deben tomarse además de los medicamentos recetados. La dieta es una forma importante de controlar los síntomas de la enfermedad de Crohn. La persona suele ser menos capaz de absorber los nutrientes de su comida y bebida. Una dieta saludable tiene un buen equilibrio de proteínas, vitaminas, minerales, grasas y fibra. Esto puede ayudar a una persona a obtener los nutrientes que necesita y a mantener un buen nivel de energía.

Algunas personas pueden encontrar que ciertos alimentos o bebidas desencadenan o empeoran sus síntomas. Los alimentos picantes o los productos lácteos son ejemplos comunes. Llevar un diario de alimentos puede ayudar a una persona a identificar los posibles desencadenantes. Las personas con la enfermedad de Crohn deben pedir consejo médico antes de hacer cambios importantes en su dieta.

Los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden cambiar con el tiempo, y una persona puede experimentar brotes y períodos de remisión. Acordar un plan de tratamiento con el médico y realizar los cambios necesarios es esencial para controlar la enfermedad de Crohn. Encontrar el tratamiento adecuado puede ayudar a reducir la inflamación, minimizar los daños a largo plazo y reducir el riesgo de complicaciones. Es probable que muchas personas necesiten una intervención quirúrgica si llevan mucho tiempo viviendo con la enfermedad de Crohn. La cirugía suele proporcionar a la persona un período de remisión que puede durar varios años.

 

Publicidad