Salud

Síntomas del cáncer de colon, las causas, tratamiento y prevención

El cáncer de colon se desarrolla cuando se forman crecimientos tumorales en el intestino grueso. El colon, o intestino grueso, es el lugar donde el cuerpo extrae el agua y la sal de los residuos sólidos. Después, los residuos pasan por el recto y salen del cuerpo a través del ano. El cáncer rectal comienza en el recto, los últimos centímetros del intestino grueso, más cercanos al ano. En este artículo veremos cómo reconocer y tratar el cáncer de colon, por qué se desarrolla y cómo prevenirlo.

Síntomas y señales del cáncer de colon

Los síntomas y señales pueden incluir uno o más de los siguientes aspectos:

  • diarrea o estreñimiento
  • cambios en la consistencia de las heces, como heces sueltas y delgadas
  • sangre en las heces, que pueden tener un aspecto marrón oscuro o negro
  • sangrado rojo brillante por el recto
  • dolor abdominal, calambres, hinchazón o gases
  • una necesidad continua de defecar a pesar de haber defecado
  • debilidad y fatiga
  • pérdida de peso inexplicable
  • síndrome del intestino irritable
  • anemia ferropénica

La pérdida de peso y el dolor abdominal suelen aparecer en las últimas fases de la enfermedad. Si el cáncer se extiende a una nueva zona del cuerpo, como el hígado, puede causar síntomas adicionales, como la ictericia.

Primeros síntomas

El cáncer de colon no suele causar síntomas en las primeras fases, pero los síntomas pueden hacerse más evidentes a medida que la enfermedad avanza. Si las personas tienen síntomas en las primeras etapas, pueden incluir:

  • sangre en las heces
  • un cambio en la frecuencia o el tipo de heces, como diarrea, estreñimiento o heces delgadas en forma de cinta
  • la sensación de no poder evacuar el intestino después de la defecación
  • dolor abdominal, calambres o hinchazón
  • náuseas y vómitos
  • anemia, debido a una hemorragia intestinal
  • pérdida de apetito
  • fatiga y debilidad
  • pérdida de peso inexplicable

Síntomas en los hombres

Los síntomas del cáncer de colon suelen ser los mismos en hombres y mujeres. Los hombres pueden notar los síntomas mencionados anteriormente.

Síntomas en las mujeres

Las mujeres pueden experimentar los mismos síntomas que los mencionados anteriormente. Además, si las personas que menstrúan tienen anemia por el cáncer de colon, pueden tener ciclos menstruales irregulares.

Etapas de la enfermedad

Hay diferentes formas de clasificar el cáncer. Las etapas indican la extensión del cáncer y el tamaño de los tumores.

En el caso del cáncer de colon, las etapas se desarrollan de la siguiente manera:

Etapa 0: También llamado carcinoma in situ, el cáncer se encuentra en esta etapa muy temprana. No se ha extendido más allá de la capa interna del colon y suele ser fácil de tratar.

Etapa 1: El cáncer ha alcanzado la siguiente capa de tejido.

Etapa 2: El cáncer ha alcanzado las capas externas del colon pero no se ha extendido más allá del mismo.

Etapa 3: El cáncer se ha extendido a través de las capas externas del colon a uno o tres ganglios linfáticos. No se ha extendido a lugares lejanos.

Etapa 4: El cáncer se ha extendido a otros tejidos más allá de la pared del colon. A medida que la etapa 4 avanza, el cáncer de colon se extiende a partes distantes del cuerpo.

Causas y factores de riesgo del cáncer de colon

Normalmente, las células siguen un proceso ordenado de crecimiento, división y muerte. El cáncer puede desarrollarse cuando las células crecen y se dividen sin control y no mueren en el momento normal de su ciclo vital. Los investigadores no están seguros de la causa exacta del cáncer de colon, pero ciertos factores pueden aumentar el riesgo.

El cáncer se produce como resultado de cambios en el ADN de las células. Algunos genes llamados oncogenes ayudan a las células a mantenerse vivas, a crecer y a dividirse. Los genes supresores de tumores ayudan a regular la división y la muerte celular. Los cambios en el ADN pueden afectar tanto a los oncogenes como a los genes supresores de tumores, lo que da lugar a múltiples cambios genéticos que pueden conducir al cáncer de colon. Los pólipos son crecimientos que se forman dentro del colon. Los pólipos no son cancerosos, pero el cáncer puede empezar con ciertos tipos de pólipos. Si una persona tiene un tipo de pólipo no canceroso llamado pólipo adenomatoso, tiene un mayor riesgo de desarrollar cáncer de colon.

Estos pólipos se forman en las paredes internas del intestino grueso. Las células cancerosas pueden propagarse desde los tumores malignos a otras partes del cuerpo a través de los sistemas sanguíneo y linfático. Estas células cancerosas pueden crecer e invadir los tejidos sanos cercanos y de todo el cuerpo en un proceso llamado metástasis. El resultado es una enfermedad más grave y menos tratable.

Factores de riesgo

Se desconocen las causas exactas del cáncer de colon, pero existen varios factores de riesgo potenciales.

Pólipos

El cáncer de colon puede desarrollarse a partir de pólipos precancerosos que crecen en el intestino grueso. Algunos de estos pólipos pueden convertirse en cáncer de colon maligno si el cirujano no los extirpa en las primeras fases del tratamiento. Los tipos de pólipos son:

Adenomas

Los adenomas pueden parecerse al revestimiento de un colon sano, pero tienen un aspecto diferente bajo el microscopio. Pueden volverse cancerosos.

Pólipos hiperplásicos

El cáncer de colon rara vez se desarrolla a partir de pólipos hiperplásicos, ya que suelen ser benignos.

Genes

El crecimiento celular incontrolado puede producirse como resultado de daños genéticos o cambios en el ADN. Alrededor del 5-10% de los cánceres de colon son el resultado de condiciones hereditarias específicas que aumentan el riesgo de pólipos, cáncer de colon y posiblemente otros cánceres en ciertos miembros de la familia.

Varias condiciones hereditarias también aumentan el riesgo de cáncer de colon, entre ellas:

  • poliposis adenomatosa familiar atenuada
  • poliposis adenomatosa familiar (PAF)
  • El síndrome de Gardner, que es un tipo diferente de PAF
  • Síndrome de Lynch, o cáncer colorrectal hereditario sin poliposis
  • Síndrome de poliposis juvenil
  • El síndrome de Muir-Torre, que es una variante del síndrome de Lynch
  • Poliposis asociada a MUTYH
  • Síndrome de Peutz-Jeghers
  • El síndrome de Turcot, otra variante de la PAF

Es posible tener estas características genéticas sin desarrollar cáncer.

Características, hábitos y alimentación

La edad es un factor de riesgo importante para el cáncer de colon. Aproximadamente el 90% de las personas diagnosticadas de cáncer colorrectal tienen más de 50 años. Sin embargo, el cáncer de colon es cada vez más frecuente en personas menores de 50 años. El cáncer de colon es más probable que afecte a las personas con un estilo de vida inactivo, a los obesos y a los fumadores.

Como el colon forma parte del sistema digestivo, la alimentación y la nutrición desempeñan un papel fundamental en su desarrollo. Las dietas bajas en fibra pueden contribuir a ello. Además, las personas que consumen cantidades excesivas de lo siguiente corren un mayor riesgo:

  • grasas saturadas
  • carne roja
  • alcohol
  • carne procesada

Condiciones subyacentes

Ciertas enfermedades y tratamientos están relacionados con un mayor riesgo de cáncer de colon. Estos incluyen:

  • un historial médico de pólipos
  • enfermedad inflamatoria intestinal, como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn
  • otros cánceres, como el de mama, ovario o endometrio
  • la obesidad o el sobrepeso.

Otros factores de riesgo

Otros factores de riesgo del cáncer de colon son:

  • tener un padre, hermano o hijo con antecedentes de cáncer de colon o recto
  • antecedentes personales de cáncer de colon, recto u ovario
  • un historial personal de pólipos de un centímetro o más de tamaño, o que contengan células anormales
  • condiciones genéticas heredadas, como el síndrome de Lynch
  • colitis ulcerosa crónica o enfermedad de Crohn durante 8 años o más
  • consumo regular de alcohol tres o más veces al día
  • fumar cigarrillos
  • edad avanzada
  • falta de actividad física
  • una dieta baja en fibra y alta en grasas, con poca fruta y verdura

Opciones de tratamiento

El tratamiento depende del tipo y la etapa del cáncer de colon. El médico también tendrá en cuenta la edad de la persona, su estado de salud general y otras características para decidir la mejor opción de tratamiento. No existe un tratamiento único para el cáncer de colon, y las opciones pueden incluir cirugía, quimioterapia y radioterapia.

El objetivo del tratamiento es eliminar el cáncer, evitar su propagación y reducir los síntomas molestos.

Cirugía

El tratamiento principal para el cáncer de colon temprano suele ser la cirugía de origen confiable. Si el cáncer sólo está presente en un pólipo, una polipectomía puede ser todo lo que se necesita para eliminar el pólipo canceroso. La cirugía para extirpar una parte o la totalidad del colon se denomina colectomía. En este procedimiento, el cirujano extirpa la parte del colon que contiene el cáncer, así como parte de la zona circundante.

El cirujano puede extirpar los ganglios linfáticos cercanos para reducir el riesgo de propagación. Luego, el cirujano vuelve a unir la parte sana del colon o crea un estoma, dependiendo de la extensión de la colectomía. Un estoma es una abertura quirúrgica en la pared del abdomen. A través de esta abertura, los residuos pasan a una bolsa, eliminando la necesidad de la parte inferior del colon. Esto se llama colostomía.

Otros tipos de cirugía son:

– Endoscopia: un cirujano puede extirpar algunos cánceres pequeños localizados mediante este procedimiento. Introduce un tubo fino y flexible con una luz y una cámara. Este tubo también tendrá un accesorio para eliminar el tejido canceroso.

– Cirugía laparoscópica: Un cirujano realiza varias incisiones pequeñas en el abdomen. Esta puede ser una opción para eliminar los pólipos más grandes.

– Cirugía paliativa: El objetivo de este tipo de cirugía es aliviar los síntomas de un cáncer intratable o avanzado. Un cirujano intentará eliminar cualquier obstrucción en el colon y controlar el dolor, la hemorragia y otros síntomas.

Quimioterapia

Durante la quimioterapia, el equipo de atención del cáncer administra fármacos que interfieren en el proceso de división celular. Para ello, alteran las proteínas o el ADN para dañar y eliminar las células cancerosas. Estos tratamientos se dirigen a todas las células que se dividen rápidamente, incluidas las sanas. Las células sanas suelen recuperarse de los daños causados por la quimioterapia, pero las células cancerosas no. Los fármacos se distribuyen por todo el cuerpo y el tratamiento se administra en ciclos, para que el cuerpo tenga tiempo de recuperarse entre las dosis.

Un oncólogo puede recomendar la quimioterapia para tratar el cáncer de colon:

  • antes de la cirugía, para reducir el tamaño del tumor y facilitar su extirpación
  • después de la cirugía para matar cualquier célula cancerosa restante
  • si el cáncer se ha extendido a otros órganos.

Los efectos secundarios de la quimioterapia pueden ser:

  • pérdida de cabello
  • náuseas
  • fatiga
  • vómitos

Las terapias combinadas suelen utilizar varios tipos de quimioterapia o combinan la quimioterapia con otros tratamientos.

Radioterapia

La radioterapia mata las células cancerosas concentrando en ellas rayos gamma de alta energía. El equipo de tratamiento puede utilizar la radioterapia externa, que emite estos rayos desde una máquina fuera del cuerpo. En la radioterapia interna, el médico implanta material radiactivo cerca del lugar del cáncer en forma de grano.

Algunos metales, como el radio, emiten rayos gamma. La radiación también puede provenir de los rayos X de alta energía. Un médico puede ordenar la radioterapia como tratamiento independiente para reducir un tumor o destruir las células cancerosas. También puede ser eficaz como complemento de otros tratamientos contra el cáncer. En el caso del cáncer de colon, los equipos sanitarios tienden a no administrar la radioterapia hasta las últimas fases. Pueden utilizarlo si el cáncer rectal temprano ha penetrado en el revestimiento del recto o se ha desplazado a los ganglios linfáticos cercanos.

Los efectos secundarios de la radioterapia pueden ser:

  • ligeros cambios en la piel que parecen quemaduras de sol o bronceado
  • náuseas
  • vómitos
  • diarrea
  • fatiga
  • pérdida de apetito
  • pérdida de peso

La mayoría de los efectos secundarios desaparecen o mejoran a las pocas semanas de terminar el tratamiento.

Cómo se diagnostica el cáncer de colon

El médico realizará un examen físico completo y hará preguntas sobre los antecedentes médicos personales y familiares.

El médico también puede utilizar las siguientes técnicas de diagnóstico para identificar y clasificar el cáncer:

Colonoscopia

Durante una colonoscopia, el médico introduce en el recto un tubo largo y flexible con una cámara en un extremo para inspeccionar el interior del colon. Es posible que la persona deba seguir una dieta especial antes del procedimiento, por ejemplo una dieta líquida clara de 1 a 3 días antes. También será necesario limpiar el colon con laxantes fuertes en un proceso conocido como preparación intestinal. Si el médico encuentra pólipos en el colon, un cirujano los extirpará y los enviará para realizar una biopsia.

Durante una biopsia, un patólogo examina los pólipos bajo el microscopio para buscar células cancerosas o precancerosas. Un procedimiento similar, denominado sigmoidoscopia flexible, permite al médico examinar una parte más pequeña de la zona colorrectal. Este método no llega a la altura de una colonoscopia. Además, una colonoscopia completa puede no ser necesaria si la sigmoidoscopia no revela pólipos o si sólo están en una zona pequeña.

Prevención

No hay ninguna forma garantizada de prevenir el cáncer de colon. Sin embargo, algunas medidas preventivas pueden ser:

  • mantener un peso moderado
  • hacer ejercicio regularmente
  • comer mucha fruta, verdura y cereales integrales
  • limitar el consumo de grasas saturadas y de carne roja.
  • limitar el consumo de alcohol y dejar de fumar.

Revisión

Es posible que los síntomas no aparezcan hasta que el cáncer haya progresado. Por lo tanto, se aconseja el cribado para las personas de 50 a 75 años, incluyendo un examen de heces una vez cada 2 años, una colonoscopia cada 10 años o una sigmoidoscopia cada 10 años más un examen de heces cada 2 años. La regularidad del cribado depende del nivel de riesgo del individuo. Las personas pueden consultar a su médico para obtener recomendaciones personales.

Perspectivas

La probabilidad de supervivencia de una persona utilizando una tasa de supervivencia a 5 años basada en la etapa del cáncer de colon:

  • localizado: 91
  • regional: 72%.
  • distante: 14%.
  • todas las etapas combinadas: 63%.

Sin embargo, los tratamientos y la investigación avanzan continuamente. La detección y el tratamiento tempranos son las formas más eficaces de mejorar el pronóstico de una persona con cáncer de colon. La tasa de supervivencia se refiere a la proporción de personas que siguen vivas durante un determinado periodo de tiempo después de recibir un determinado diagnóstico. Por ejemplo, una tasa de supervivencia a 5 años del 50% significa que el 50% de las personas, o la mitad, siguen vivas 5 años después del diagnóstico. Es importante recordar que estas cifras son estimaciones y se basan en los resultados de estudios o tratamientos anteriores.

También puede interesarle: 7 hábitos que debes tener para prevenir el cáncer de colon

 

 

Publicidad