Síntomas de la falta de Calcio

El calcio es un mineral importante para mantener una buena salud, su relevancia en la formación de huesos y dientes es muy conocida. Pero la acción del calcio no se queda allí, también es responsable de funciones vitales en el metabolismo, como la coagulación de la sangre, por eso su deficiencia puede causar graves daños a la salud.

Señales de alarma

Si careces de un nivel adecuado de calcio, es difícil que presentes síntomas fáciles de identificar. Así que es positivo conocer cuáles podrían ser las señales que te da tu cuerpo cuando te falta un poco de este valioso mineral. Pon atención a:

  • Frecuentes calambres musculares.
  • Insomnio o dificultad para conciliar el sueño, o tener el sueño ligero.
  • Problemas de salud bucal como caries.
  • Caída del cabello de forma abundante.
  • Uñas quebradizas.
  • Frecuentes fracturas o lesiones óseas.

¿Cómo y cuánto calcio consumir?

Las estadísticas señalan que la mayor parte de la población presenta carencias en los niveles de este mineral, y lo que es peor aún, está combinado con problemas con las vitaminas que se necesitan para su fijación, es decir, las vitaminas D y K. Estas no acompañan al calcio en los alimentos que lo contienen y esto complica aún más el panorama. Por eso, es posible que tomes calcio y no lo absorbas como corresponde.

En forma general, se indica que debe consumirse leche para elevar los niveles de calcio, pero se absorbe solo el 32% del contenido en la dosis que consumimos. Lo mismo ocurre con las almendras, sólo un 21% y las legumbres un porcentaje aún inferior. Según la edad, la demanda energética, vitamínica y proteica, se manejan distintos requerimientos diarios de este mineral, los cuales son aproximadamente así:

  • En la primera infancia de 600 a 800 miligramos.
  • Escolares, de 800 a 1100 miligramos.
  • Adolescentes, 1 gramo.
  • Adultos, 900 miligramos.
  • 1 gramo en el embarazo y 1200 miligramos en la lactancia.
  • Los adultos de más de 60 años 1000 miligramos.

Sin duda, esto indica, que es necesario aumentar la ingesta diaria de calcio, pero, cuidando de donde proviene, pues ya sabes que no todo el calcio que consumes, lo absorbes. ¡Toma leche y sus derivados!, un buen yogurt, es importante en la dieta. Además, es posible que en un gran vaso de leche, logres una porción de las vitaminas adicionales que ayudan a mejorar la fijación de este mineral.

Puedes consumir leche enriquecida con vitaminas D y K para ayudar a su adecuada absorción. Por otro lado, no olvides que en cualquier ciclo vital es necesario ingerir este mineral y mantenerse en los niveles adecuados para evitar afecciones de salud.