Síndrome del «long covid», aquellos que salen negativos pero no se recuperan

La OMS está investigando esta condición particular: algunos pacientes superan la enfermedad causada por el coronavirus Sars-CoV-2, pero siguen teniendo problemas a largo plazo

El hisopo negativo, la buena noticia que confirma que el coronavirus ha pasado, ha sido derrotado. Sin embargo, algo está mal. La tos sigue siendo persistente, así como la fatiga extrema y la intolerancia a la actividad física. Esta es una condición en la que se encuentran algunos pacientes curados de Covid-19, pero que sufren un síndrome llamado » long covid», en el que algunos de los síntomas y molestias provocados por la enfermedad persisten incluso después de la erradicación del virus.

Una condición muy particular que la Organización Mundial de la Salud pretende investigar: «Se han reunido muchas pruebas. Hay personas que se han recuperado de la enfermedad causada por el coronavirus Sars-CoV-2 que siguen teniendo problemas a largo plazo, como los descritos».

Síndrome «long covid»: recomendaciones de la OMS

Tanto es así que una de las recomendaciones formuladas por la OMS en sus directrices revisadas de manejo clínico es que los pacientes con Covid -ya sean confirmados o sospechosos- deben tener acceso a la atención de seguimiento si tienen síntomas persistentes, nuevos o cambiantes. «Entender esta condición post-Covid es una de las áreas prioritarias de trabajo de la OMS», aseguran en una nota. Y por eso, en febrero de 2021, «se organizará una serie de consultas para llegar a un consenso sobre la descripción de esta afección y sus subtipos y definiciones de casos». Esta comprensión científica también llevará a definir un nombre para esta condición. Las consultas incluirán una amplia gama de partes interesadas, incluidos grupos de pacientes», anunció la OMS.

Mientras tanto, entre las recomendaciones de las directrices revisadas sobre el manejo clínico de los pacientes, la OMS sugiere para los pacientes de Covid que están en casa el uso de un medidor de saturación para medir los niveles de oxígeno en sangre. Este tipo de control debe coordinarse con otros aspectos de la atención domiciliaria, como la educación del paciente y del cuidador y el seguimiento periódico del paciente.

En el caso de las personas hospitalizadas, se sugiere el uso de dosis bajas de anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos en los vasos sanguíneos (trombosis). Para quienes están hospitalizados y reciben oxígeno (incluido el oxígeno nasal de alto flujo) o ventilación no invasiva, la OMS sugiere «pronar» a los pacientes colocándolos boca abajo mientras están despiertos para aumentar el flujo de oxígeno.

Las directrices también incluyen recomendaciones sobre el uso de paquetes de cuidados para sistematizar la prestación de cuidados a los pacientes de Covid, y una recomendación para favorecer el juicio clínico sobre los modelos a la hora de tomar decisiones sobre el cuidado de los pacientes. Las recomendaciones fueron elaboradas por un grupo de expertos independientes, el Grupo de Desarrollo de Directrices, sobre la base de «revisiones rápidas y detalladas de todas las pruebas disponibles», y se actualizan periódicamente a medida que se reciben más datos.

También puedes leer: Fauci aseguró que la cepa de covid de Sudáfrica es la más preocupante