¿Sigues la dieta sin grasas? Toma en cuenta estos detalles

La dieta sin grasas es una tendencia seguida por quienes buscan resultados inmediatos en la pérdida de peso. Sin embargo, necesita especial atención para obtener sus beneficios. Lo más recomendable es mantenerte lejos de los alimentos procesados y aumentar el consumo de carbohidratos simples.

La dieta sin grasas puede sacrificar tu masa muscular

Contrario a lo que se cree, el organismo no quema la grasa acumulada si dejas de comer lípidos. Lo que ocurre es que se quema la cantidad reducida de grasas que se ingiere y una vez consumida el organismo usa lo que tiene disponible. Es decir, para obtener energía, el metabolismo recurre a los músculos y toma sus nutrientes.

Esto produce una reducción en la musculatura y no se quema la grasa acumulada, ya que al no ingerir nuevas, las reservas se siguen guardando. Si quieres quemar grasas, debes realizar una dieta donde se consuman lípidos, pero con restricciones calóricas generales.

Comer bien durante la dieta sin grasas

Incorporar unos pequeños cambios en los hábitos alimenticios puede ser suficiente para bajar de peso.

  • Come cereales, frutas y verduras al menos 3 veces al día.
  • Reduce la cantidad de carnes rojas, mariscos y yemas de huevos.
  • Evita los dulces y bebidas alcohólicas.
  • Consume al menos un 30% de grasa en tus comidas.
  • No remplaces grasa por azúcar.
  • Privilegia las grasas buenas.

Elige bien qué grasa comerás

Es cierto que si no se consume grasa, se reduce la ingesta calórica. Sin embargo, es más recomendable comer grasas beneficiosas y nutrir el cuerpo adecuadamente. Resulta mejor:

  • Evitar las grasas saturadas, es decir, las que provienen de alimentos muy procesados y refinados.
  • Incorporar grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva, almendras y otros de origen vegetal. Pero no te excedas, ya que puedes aumentar la acumulación de lípidos en el área abdominal.
  • Usar grasas poliinsaturadas como el aceite de colza. Estas además reducen los riesgos de enfermedades cardíacas.

Establece cuanta grasa consumirás al día

Los nutricionistas indican que la dieta balanceada de un adulto sano debe incluir un porcentaje de lípidos que oscile entre el 30 y 40% de las calorías consumidas en cada porción. Esto quiere decir que en una dieta de 2000 kcal diarias se deben incorporar aproximadamente 77 gramos de grasa.

Si estás buscando bajar de peso o favorecer el entrenamiento deportivo, está bien que reduzcas las grasas, pero sin poner en riesgo tu salud. No es recomendable que consumas menos del límite diario.

Riesgos y beneficios de la dieta sin grasa

No todo es malo; este sistema de alimentación carente de lípidos puede tener efectos favorables para la salud como la reducción del colesterol. También resulta beneficiosa para combatir la resistencia a la insulina y la hipertensión. Por lo tanto, bien aplicada y regulada puede brindar resultados exitosos.

Sin embargo, no puedes olvidar que esta dieta no es lo más recomendado para bajar rápidamente de peso porque conlleva la pérdida de vitaminas, A, D, E y K y afecta la síntesis de proteínas. Por esta razón, solo debes aplicarla guiada por un médico. Tampoco la repitas ni la extiendas si ya cumpliste el plazo establecido.