SIESTA: UN PEQUEÑO PLACER QUE DEBERÍA SER OBLIGATORIO

0
1931

Reservada hasta hace poco a los niños pequeños, los ancianos y los enfermos, la siesta es cada vez más reconocida por sus efectos beneficiosos sobre la salud. En este artículo, encontrará información útil acerca de este hábito cada vez más generalizado.

Un estudio realizado en Grecia demostró que una siesta de 20 a 30 minutos al día reduce el riesgo de muerte cardiovascular en un 37 %. Una siesta de vez en cuando lo reduciría en un 12 %. Además de esto, la siesta reduce el estrés y ayuda a completar una cuota de sueño que no siempre se consigue, aunque necesaria para estar sano. Corresponde con el ritmo biológico natural y ayuda a reparar las grandes fatigas.
Seguramente pensará que no resulta fácil reservar 20 minutos para la siesta cuando se trabaja, sobre todo en una sociedad que sigue confundiendo a menudo el sueño y la pereza. Sin embargo, incluso si tienen que recuperar esos 20 minutos “perdidos”, algunos no dudan en organizar su tiempo para integrar este descanso.

20 minutos de siesta al día

Si tiene la posibilidad de encontrar esos 20 minutos, lo mejor es practicar la siesta tumbado(a). Pero una siesta sentado(a) en su escritorio, con la cabeza entre los brazos cruzados, será igual de beneficiosa (aunque menos agradable para la espalda). Puede incluso tomar café justo antes, ya que se despertará justo cuando la cafeína empieza a hacer efecto. Para aquellos que no disponen de todo este tiempo, y sobre todo para aquellos que controlan perfectamente su sueño, una micro siesta de 2 a 5 minutos puede tener sus ventajas. Descansa la mente y los ojos, y tendría una influencia positiva sobre la memoria.

Si tiene problemas para manejar su sueño y dormirse, cerrar los ojos y relajarse por completo durante unos minutos es un buen comienzo para relajarse.

La siesta « real » de una hora y media

En cuanto a los pacientes sometidos a un tratamiento y convalecientes, se recomienda la llamada siesta “real”: 01:30, después del almuerzo parece ser la duración recomendada para no invadir demasiado el sueño de la noche. Esta siesta “real” también puede ser practicada por todo el mundo durante las vacaciones para compensar las horas de sueño perdidas durante el año y asegurar un buen descanso.

Ojo con el despertar, que no debe ser demasiado brutal: recuerde que debe estirarse y caminar unos pasos para un despertar gradual, ¡lo que le permitirá estar en forma toda la tarde!

Cuidado también con las personas que sufren problemas de insomnio y trastornos del sueño, porque la siesta los puede empeorar.

Si este artículo le ha gustado, suscríbase a nuestro boletín de noticias!

 

COMPARTIR

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here