Tome nota de estas 7 señales y síntomas importantes, desde una pérdida de peso inexplicable hasta repentinos destellos de luz, y consulte a su médico.

El dolor torácico, la pérdida repentina de la visión o el habla y el dolor abdominal intenso requieren atención médica inmediata. ¿Pero qué hay de signos y síntomas más sutiles? Puede ser difícil saber qué hacer. Aquí hay una lista de siete signos y síntomas que merecen una atención especial.

  1. Pérdida de peso inexplicable

Perder peso sin intentarlo puede parecer un sueño hecho realidad, pero en realidad, puede ser una señal de un problema de salud. Si no tiene un índice de masa corporal de 30 o más (obesidad) y ha perdido más de 4,5 kg, o más del 5% de su peso, en los últimos seis a 12 meses, consulte a su médico.

La pérdida de peso inexplicable puede ser causada por una variedad de condiciones. Estos incluyen el hipertiroidismo, la diabetes, la depresión, las enfermedades hepáticas, el cáncer o los trastornos que interfieren en la absorción de nutrientes por parte del cuerpo (trastornos de mala absorción).

  1. Confusión o cambios de personalidad

Consulte a un médico si tiene problemas repentinos:

  • Poca capacidad de pensamiento
  • Dificultad para concentrarse, mantener o cambiar la atención
  • Cambios de comportamiento

Estos cambios pueden ser causados por muchos problemas, incluyendo infecciones, mala nutrición, problemas de salud mental o medicamentos.

  1. Sentirse lleno después de haber comido muy poco

Si se siente constantemente lleno antes de lo normal o después de comer menos de lo normal, pida a su médico que le revise. Esta sensación, llamada saciedad precoz, también puede ir acompañada de náuseas, vómitos, hinchazón o pérdida de peso. Si esto sucede, asegúrese de informar a su médico sobre estos signos y síntomas también.

Las posibles causas de la saciedad temprana son la enfermedad del reflujo gastroesofágico y las úlceras pépticas. En algunos casos, un problema más grave, como el cáncer de páncreas, puede ser un factor.

  1. Fiebre alta o persistente

La fiebre no es necesariamente un motivo de preocupación. La fiebre parece jugar un papel clave en la lucha contra una infección. Una fiebre persistente puede indicar una infección oculta, que puede ir desde una infección del tracto urinario hasta la tuberculosis. En algunos casos, las condiciones cancerosas (malignas), como los linfomas, causan fiebres prolongadas o persistentes, al igual que algunos medicamentos.

Llame a su médico si su temperatura es de 39,4°C o superior o si ha tenido fiebre durante más de tres días.

  1. Destellos de luz

Los puntos de luz o los destellos de luz a veces indican una migraña. En otros casos, los repentinos destellos de luz pueden indicar un desprendimiento de la retina. La atención médica inmediata puede ayudar a prevenir la pérdida permanente de la visión.

  1. La falta de aliento

La falta de aliento puede ser un signo de un problema de salud subyacente. El ejercicio muy intenso, las temperaturas extremas, la obesidad masiva y la gran altitud pueden causar falta de aliento. Aparte de estos ejemplos, la falta de aliento es probablemente un signo de un problema médico. Si experimenta una falta de aliento inexplicable, especialmente si aparece de repente y es grave, busque atención médica de emergencia.

Las causas de la falta de aliento pueden incluir la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la bronquitis, el asma, la neumonía, un coágulo de sangre en el pulmón (embolia pulmonar) y otros problemas cardíacos y pulmonares. También puede haber dificultades respiratorias durante un ataque de pánico. Un episodio repentino de ansiedad intensa que desencadena reacciones físicas graves cuando no hay un peligro real o una causa aparente.

  1. Cambios inexplicables en los hábitos intestinales

Lo que se considera normal para las evacuaciones intestinales varía considerablemente. Consulte a su médico si nota algún cambio inusual o inexplicable en lo que es normal para usted:

  • Heces sangrientas, negras o alquitranadas
  • Diarrea o estreñimiento persistente
  • Ansias inexplicables de defecar

Los cambios en los hábitos intestinales podrían indicar una infección bacteriana o una infección viral o parasitaria. Otras posibles causas son la enfermedad del intestino irritable y el cáncer de colon.

También puede interesarle leer: Aumentar las defensas: vitaminas, minerales y suplementos