Sexo: 5 cosas que aprenderás después de casarte

sexo casarte

El sexo antes del matrimonio es sumamente común, así como pensar que probablemente ya has adquirido suficiente experiencia y que no hay mucho más que esperar o que lo sabes todo sobre erotismo. Pero te equivocas, por eso en esta publicación te traemos una lista de las 5 cosas que suelen cambiar en el sexo una vez que te casas.

5 cosas sobre el sexo que aprendes después del matrimonio

Los intereses, gustos y actitudes suelen ir cambiando con el paso del tiempo. La convivencia y el matrimonio también influyen en la manera en que expresas tu pasión o deseo. Descubre algunas de las cosas que aprenderás sobre el sexo luego de casarte.

  1. Aprendes a tener una conexión real

Con esto no queremos decir que antes no existiera, pero ciertamente después de casados es distinto. El hecho de tener la certeza de que esa persona con la que estás haciendo el amor es la que estará contigo el resto de tus días, le da otra connotación que debería aprovecharse al máximo. Ya no se trata de divertirse momentáneamente, sino de lograr una verdadera y nueva forma de comunicarse.

  1. Si antes eras creativo, ahora te convertirás en experto

Cuando se está de novios, la imaginación vuela al máximo y eres capaz de todo para consentir y sorprender a tu pareja, pero la verdadera creatividad comienza a aflorar en su máxima expresión cuando te casas. El poco o mucho tiempo que puedan tener, sus ritmos de vida, trabajos, obligaciones, y sobre todo cuando llegan los hijos, les obligará a ser mucho más creativos para mantener la llama encendida.

  1. Los juegos previos ahora pueden ser solo juegos

Durante el noviazgo, los juegos íntimos siempre significaban encender todos los motores para terminar en el sexo. Después de casados no necesariamente es así. Aunque no lo creas, los juegos pueden ser solo eso, y terminar en un profundo sueño sin complejos después de varios minutos de inocente placer.

  1. Lograrás lidiar con las interrupciones

Ya sea a corto, mediano o largo plazo, en algún momento los hijos llegarán, y aquí la forma de ver el sexo sin duda también cambia. Aprenderás a tener más cuidado, a no ser escandaloso, y sobre todo a lidiar con posibles interrupciones de ese mágico momento, que te obligan a “desconectarte” para volver a la realidad. Este no es el fin del mundo, con el tiempo, adquirirás una habilidad única para disfrutar como si nada, o se irán a la cama a dormir esperando tener mejor suerte y más privacidad al día siguiente.

  1. Dejarás de lado las apariencias

¿Sexo en la mañana sin estar perfecta o arreglada? Será la orden del día. Ya no hay complejos por no tener un pijama súper sexy o por no lucir un gran peinado. Al casarse esa visión cambia completamente y la confianza debajo de las sábanas crece mucho más, pues ya las apariencias pasan a un segundo plano.