Sentirse bien consigo mismo: fuentes de energía alimenticia para lograrlo

energía y optimismo

Así es como los nutrientes como las proteínas, los carbohidratos y las grasas mantienen tu cuerpo en forma y sentirse bien consigo mismo.

Alimentos que lo ayudarán a sentirse bien consigo mismo

Hidratos de carbono

Los carbohidratos pueden ser simples o complejos. Los carbohidratos simples son azúcares que se encuentran en la fruta, la miel, la leche y los productos lácteos. También incluyen los azúcares añadidos durante el procesamiento y la refinación de los alimentos. Los carbohidratos simples se absorben rápidamente para producir energía.

Los almidones, o carbohidratos complejos, se encuentran principalmente en los granos enteros, la pasta, las papas, los frijoles y las verduras. La digestión es necesaria para convertir los carbohidratos complejos en azúcares simples.

Los carbohidratos complejos contienen muchas vitaminas y minerales, así como fibra. Sin embargo, durante el procesamiento de los alimentos preparados, se refinan los carbohidratos complejos, lo que eliminará muchos nutrientes importantes y sus beneficios.

Grasas

Las grasas son un componente natural de varios alimentos que también son esenciales para sentirse bien consigo mismo. Vienen en diferentes formas. Los aceites usados en la cocina son una forma de grasa. Las grasas también se encuentran en alimentos de origen animal, como la carne, los productos lácteos, las aves de corral y el pescado, así como en alimentos comunes como los aguacates, las nueces y las aceitunas. Las grasas son una importante fuente de energía y también ayudan a tu cuerpo a absorber ciertas vitaminas.

Proteína

Las proteínas construyen y reparan las estructuras del cuerpo. Producen sustancias químicas, transportan nutrientes a las células y ayudan a regular los procesos del cuerpo. El exceso de proteína también proporciona calorías. Las proteínas están compuestas por elementos básicos llamados aminoácidos. Hay dos tipos de aminoácidos: los que tu cuerpo puede generar, llamados aminoácidos no esenciales, y los que sólo se pueden obtener de los alimentos que comes, llamados aminoácidos esenciales.

Vitaminas

Muchos alimentos contienen vitaminas, como las vitaminas A, B, C, D, E y K. Las vitaminas ayudan a tu cuerpo a utilizar los carbohidratos, las grasas y las proteínas. También contribuyen a la producción de células sanguíneas, hormonas, material genético y productos químicos para el sistema nervioso. Las deficiencias de estas vitaminas conducen a una variedad de enfermedades.

Durante el procesamiento en la dieta, los alimentos pueden perder nutrientes. Los fabricantes a veces fortifican los alimentos procesados y les devuelven los nutrientes. Sin embargo, los alimentos frescos y naturales contienen vitaminas en su estado natural.

Minerales

Los minerales como el calcio, el magnesio y el fósforo son importantes para la salud de los huesos y los dientes. El sodio, el potasio y el cloruro ayudan a regular el equilibrio del agua y los productos químicos en el cuerpo. El cuerpo necesita cantidades más pequeñas de minerales como hierro, yodo, zinc, cobre, flúor, selenio y manganeso, comúnmente conocidos como oligoelementos.

Agua

Es fácil dar por sentado el agua. Pero es una necesidad nutricional vital y que ayuda mucho a sentirse bien consigo mismo. Muchos alimentos, especialmente la fruta, contienen mucha agua. El agua juega un papel en casi todas las funciones principales del cuerpo. Regula la temperatura corporal, transporta nutrientes y células de oxígeno a través del torrente sanguíneo y ayuda a eliminar los productos de desecho. El agua también ayuda a amortiguar las articulaciones y a proteger los órganos y tejidos.

Fibras

La fibra es la parte de los alimentos vegetales que su cuerpo no absorbe. Los dos tipos principales son solubles e insolubles. Los alimentos con alto contenido en fibra suelen contener ambas cosas.

Los alimentos con alto contenido en fibra soluble son los cítricos, las manzanas, las peras, las ciruelas y las ciruelas pasas, los copos y el salvado de avena y la cebada. Las legumbres, como los frijoles y guisantes secos, también tienen un alto contenido de fibra soluble. Este tipo de fibra ayuda a reducir el colesterol en la sangre, retrasar el aumento del azúcar en la sangre y aumentar el volumen de las heces.

La fibra insoluble se encuentra en muchos vegetales. La fibra insoluble se encuentra en el salvado de trigo, los panes integrales, las pastas y los cereales. La fibra insoluble también añade volumen a las heces, estimula el sistema gastrointestinal y ayuda a prevenir el estreñimiento.

También te puede interesar leer: La alimentación saludable: qué es y cómo lograr adaptarse