Salud

Estas seis señales corporales deberían alertarte

Ya sea en el reino animal, en la informática o en otros campos, la presencia de una amenaza o peligro se comunica mediante una señal de alarma para llamar la atención o poner remedio. Este mecanismo es una norma general y también se encuentra en nuestro cuerpo humano. Estos diferentes «ruidos» deben ser escuchados con atención porque pueden señalar innumerables problemas, similares o independientes entre sí.

Estas señales a menudo se pasan por alto porque pueden ser transitorias y aleatorias, pero también pueden ocultar verdaderos problemas graves, como el cáncer o la disfunción de un órgano. Desgraciadamente, esta toma de conciencia llega tarde, cuando se hace difícil poner remedio a ese mal funcionamiento, así que aquí tienes los 6 ruidos corporales que deberían alertarte:

Problemas alimentarios:

Falta de apetito, mala asimilación, indigestión, etc., las preocupaciones relacionadas con la alimentación son numerosas y pueden significar un estado de estrés y de mayor fatiga corporal, un desequilibrio de la flora intestinal o gástrica.

Fatiga aguda:

Puede significar varias cosas: agotamiento, depresión, mala asimilación de los alimentos, mal sueño, enfermedades crónicas, tumores, puede acompañar a casi cualquier trastorno de salud.

Dolor en el pecho:

Puede ser sinónimo de problemas cardiovasculares, ansiedad, problemas respiratorios, exceso de colesterol.

Alteraciones hormonales:

Suelen estar causadas por fallos de las glándulas hormonales, también por cambios metabólicos repentinos, intrusión de un organismo o producto extraño en el cuerpo, choque emocional repentino.

Variaciones de la temperatura:

Ya sea en ascenso o en descenso, generalmente acompañan a los virus, a la acidosis y están marcadas por escalofríos o sudoración excesiva, pero también pueden producirse tras una enfermedad avanzada.

Migraña continua:

Puede estar causada por un déficit alimentario, problemas de visión, problemas cerebrales, secuelas de un golpe en la cabeza, exceso de trabajo, falta de sueño, demasiado esfuerzo intelectual.

Los trastornos mencionados no son en absoluto los únicos problemas posibles, sino que también pueden ser una combinación de varios de ellos.

Hay muchas otras enfermedades que pueden estar relacionadas con estas señales, por lo que es importante no descuidarse y escuchar siempre al cuerpo a la hora de hacer diagnósticos, incluso varios si es necesario, porque algunas pruebas siguen el camino equivocado y no encuentran el problema presente, engañando así a pacientes y médicos.

También puede interesarle leer: Ataque cardiaco: los 4 síntomas que toda mujer debe reconocer

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.