Salud del corazón: Comer frutas y verduras rojas disminuye riesgos

Se cree que los alimentos ricos en antocianinas están asociados con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Para identificarlos, bastaría con centrarse en las frutas y verduras de color rojo en particular. Estos ayudan a la salud del corazón

Este estudio publicado en Critical Reviews in Food Science and Nutrition sugiere que las antocianinas, antioxidantes de la familia de los flavonoides que abundan en los frutos rojos, podrían reducir el riesgo de enfermedades coronarias y la mortalidad cardiovascular. Este metaanálisis es la evaluación más amplia y completa hasta la fecha de la asociación entre la ingestión de antocianinas en la dieta y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Para tener una idea de qué frutas y verduras rojas puedes añadir a tu dieta, aquí tienes una lista no exhaustiva:

  • Arándano
  • Fresa
  • Frambuesa
  • Pomelo rosa
  • Cereza
  • Granada
  • Arándano
  • Guayaba
  • Sandía
  • Granada,
  • Remolacha
  • Rábano
  • Tomate
  • Pimiento
  • Ruibarbo
  • Pimienta
  • Uva
  • Papaya
  • Col roja.

 

Se realizaron 19 estudios con 600.000 adultos

Para ello, los autores revisaron 19 estudios publicados en los que participaron más de 602.000 adultos de los Estados Unidos, Europa y Australia. Compararon el consumo de antocianina en la dieta con la incidencia de enfermedades cardíacas y sus consecuencias, como los accidentes cerebrovasculares, los ataques cardíacos y la mortalidad.

Todos los estudios fueron estudios de cohorte prospectivos, realizados durante un período de 4 a 41 años. Los resultados indican que las personas con la mayor ingesta de antocianinas tenían un 9% menos de probabilidades de sufrir una enfermedad coronaria y un 8% menos de riesgo de morir por causas asociadas a la enfermedad cardíaca, en comparación con las personas con la menor ingesta de estos antioxidantes.

El frágil corazón de los americanos

Después de reunir y analizar los resultados de estos estudios, los investigadores encontraron que una mayor ingesta de antocianinas en la dieta estaba asociada con un menor riesgo de enfermedad de las arterias coronarias y muerte por enfermedad cardíaca. Pero un contra-análisis revela que estos resultados son significativos sólo para los estudios realizados en los Estados Unidos. Esto puede indicar un efecto particularmente importante de las antocianinas en la salud del corazón en el contexto de la dieta occidental en general.

Estos datos respaldan la labor anterior, en la que ya se ha comprobado que el aumento del consumo de alimentos ricos en antocianinas puede mejorar no sólo los factores de riesgo cardiovascular, sino también el riesgo de diabetes de tipo 2 y de muerte prematura por todas las causas.

 

Fuentes: 

Kimble R: Dietary intake of anthocyanins and risk of cardiovascular disease: A systematic review and meta-analysis of prospective cohort studies. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 2018, 2:1-12.