Remedios caseros para tratar las quemaduras del sol

Es cierto que exponerse al sol nutre y vitaliza la piel, suministrando vitamina D al organismo. Sin embargo, permanecer mucho tiempo debajo del sol es contraproducente, ya que esto puede ocasionar quemaduras. Por fortuna, estas pueden ser tratadas en casa con remedios naturales.

¿Es necesario exponerse al sol?

El cuerpo necesita nutrirse de vitamina D, ya que esta es indispensable para la salud por diferentes razones. Ayuda a mantener los dientes y huesos sanos y fuertes. También optimiza la salud cardiovascular y la resistencia muscular. Además, conserva y regula los niveles de presión arterial y fortalece el sistema inmunológico.

Así que la respuesta es sí. Sí es necesario exponerse al sol, pero de forma controlada. Y es que todo en exceso es malo, como dicen por allí… y más cuando se trata de la sobreexposición solar.

Señales de alarma de las quemaduras del sol

Por muy “obvios” que parezcan los síntomas de las quemaduras a causa del sol, es necesario saber diferenciarlos de una quemadura normal. Por eso, hay que tomar en cuenta las señales de alarma de estas afecciones.

El principal síntoma es el enrojecimiento agudo en la zona afectada acompañado de alta y notable calentura. Además, la ropa resulta insoportable al chocar con la piel quemada y la resequedad y arrugas se hacen presentes en la zona afectada.

Estas señales pueden notarse a las pocas horas de la sobreexposición solar. Sin embargo, al pasar 24 horas es que el ardor y la molestia se expandirán.

Existen tres grados de quemaduras: las de primer, segundo y tercer grado. En el caso de las quemaduras de primer y segundo grado, son temporales. Pero las de tercer grado son un poco más delicadas, dado que estas causan sarpullido acompañado de escalofríos y fiebre.

¡Apóyate en remedios caseros!

Los remedios naturales siempre serán la mejor alternativa para evitar los efectos secundarios de muchos medicamentos. Veamos algunas soluciones prácticas.

·        Sábila

Mejor conocida como aloe vera, es rica en gliconutrientes que pueden acelerar la sanación de una quemadura. Se recomienda cortar una “penca” de aloe vera y extraer el líquido espeso para aplicarlo directamente en la zona afectada. Repite este procedimiento por lo menos 5 veces al día hasta aclarar el enrojecimiento.

·        Té verde

El té verde posee componentes como catequina y ácido tánico, que sirven para aliviar el ardor que causan las quemaduras del sol. Es recomendable sumergir unas cuantas bolsas de té en una taza con agua fría y luego colocar en la piel para que la refresque.

·        Papas

Conocidas también como patatas, contienen propiedades como almidón, que actúa y alivia las quemaduras por exposición solar. Por ello, puedes cortar una papa en rodajas grandes o rallarla para frotar en la zona afectada. Esto mejorará de forma efectiva la quemadura.

·        Miel

La miel posee componentes antibióticos que sirven para crear un ungüento tópico que podrás aplicar en la piel quemada. Gracias a su alto contenido en antibióticos, la curación es más rápida y libre de infecciones futuras.

·        Fresas

Esta fruta tiene altos niveles de tanino, lo que resulta bastante efectivo para combatir las quemaduras por los rayos ultravioleta del sol. Bastará con untar esta deliciosa fruta en la parte quemada para que el tanino haga su trabajo. Luego retira con agua tibia.

·        Vinagre de manzana

El vinagre es considerado como una solución multiuso, ya que aparte de ser utilizado en la cocina y en las tareas de limpieza, también es buen aliado para las quemaduras solares. Y es que incluye ácido acético que sirve para reducir la picazón, ardor e inflamación que generan estas afecciones. Para aprovechar sus bondades, vierte una taza de vinagre de manzana en el agua que vas a utilizar para ducharte y aplícate esta solución.

¿Cómo prevenir estas afecciones solares?

La respuesta inmediata de muchos sería “no exponerse al sol”, pero esa no es la única solución, ya que esto es casi imposible. Lo más recomendable realmente es hidratar tu piel con cremas humectantes o aceite de coco antes de salir de casa. También debes proteger tu rostro con un gorro y utilizar ropa larga para cubrir brazos y piernas en los días más soleados.