La relación entre la grasa abdominal y el deterioro cognitivo en personas en riesgo de Alzheimer

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

La enfermedad de Alzheimer es una afección debilitante que afecta a millones de personas en todo el mundo. Recientemente, los investigadores de la Universidad Rutgers descubrieron una conexión entre la grasa abdominal y la salud del cerebro en personas en riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Este estudio revolucionario arroja luz sobre la importancia de abordar la grasa abdominal como un factor de riesgo modificable en la prevención de la demencia.

- Publicidad -

La enfermedad de Alzheimer y sus factores de riesgo

La enfermedad de Alzheimer es una forma común de demencia que afecta la memoria, el pensamiento y el comportamiento de una persona. Aunque actualmente no existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, varios factores pueden influir en el riesgo de desarrollar esta afección debilitante. Algunos de estos factores incluyen la edad, los antecedentes familiares, el tabaquismo, el consumo de alcohol, la inactividad física, la diabetes tipo 2 y la obesidad.

alzheimer
Foto Adobe Stock

El impacto de la grasa abdominal en la salud del cerebro

Estudios anteriores han sugerido una relación entre el peso corporal y el riesgo de demencia. En 2018, se publicó un estudio que reveló que niveles altos de grasa abdominal en personas mayores estaban asociados con un deterioro cognitivo. Sin embargo, los investigadores de la Universidad Rutgers llevaron la investigación un paso más allá al examinar específicamente el impacto de la grasa abdominal en la salud del cerebro en personas con alto riesgo de enfermedad de Alzheimer.

En este estudio reciente, los investigadores reclutaron a 204 adultos de mediana edad en buen estado de salud con antecedentes familiares de enfermedad de Alzheimer. Los participantes se sometieron a una resonancia magnética abdominal para medir su grasa visceral y subcutánea, así como a pruebas cognitivas para evaluar su función cerebral. Los resultados revelaron que los participantes con una mayor cantidad de grasa abdominal tenían un volumen total de materia gris más bajo en el cerebro y una cognición reducida.

Diferencias entre los sexos

También se observaron diferencias interesantes entre los sexos en este estudio. Mientras que la grasa abdominal afectaba el riesgo de enfermedad de Alzheimer en las participantes femeninas, su impacto era menos pronunciado que en los participantes masculinos. Los investigadores señalaron que este hallazgo fue sorprendente y requería más investigación para comprender las causas de estas diferencias.

Los factores metabólicos y la salud del cerebro

Los resultados de este estudio resaltan la importancia de los factores metabólicos, como la grasa abdominal, en la salud del cerebro. Estudios longitudinales adicionales podrían proporcionar información valiosa sobre el impacto a largo plazo de intervenir para reducir la grasa abdominal en la función cognitiva y el riesgo de enfermedad de Alzheimer. Además, se debe estudiar la eficacia de intervenciones específicas, como cambios en la alimentación o programas de ejercicio dirigidos específicamente a reducir la grasa abdominal, para desarrollar enfoques personalizados para la gestión del riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Cómo reducir la grasa abdominal

Si estás preocupado por tu nivel de grasa abdominal y deseas tomar medidas para reducirlo, aquí hay algunos consejos que pueden ser útiles:

  • Adopta una alimentación saludable: Una dieta equilibrada puede ayudarte a reducir la grasa abdominal. Enfócate en consumir alimentos ricos en fibra y proteínas, mientras limitas tu consumo de azúcar y alcohol. Evita los alimentos procesados y opta por alimentos frescos y naturales.
  • Haz ejercicio regularmente: El ejercicio regular es esencial para quemar grasa y mantener un peso corporal saludable. Comprométete en actividades físicas como caminar, correr, nadar o andar en bicicleta. Intenta hacer al menos 30 minutos de ejercicio moderado a intenso varias veces a la semana.
  • Duerme lo suficiente: Un sueño de calidad es importante para mantener un metabolismo saludable y equilibrado. Intenta dormir al menos 7 a 8 horas por noche para promover la pérdida de grasa abdominal.
  • Maneja tu estrés: El estrés crónico puede llevar a una acumulación de grasa abdominal. Practica técnicas de manejo del estrés como la meditación, la respiración profunda y el yoga. Pasa tiempo en la naturaleza para promover la calma y la relajación.
  • Limita tu consumo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol puede llevar a un aumento de peso, incluida una acumulación de grasa abdominal. Limita tu consumo de alcohol y opta por bebidas no alcohólicas.

Siguiendo estos simples consejos, puedes reducir tu grasa abdominal y mejorar tu salud en general. Recuerda consultar a un profesional de la salud antes de comenzar cualquier nuevo régimen o programa de ejercicio.

La investigación de la Universidad Rutgers sobre el impacto de la grasa abdominal en la salud del cerebro en personas en riesgo de enfermedad de Alzheimer es un avance importante en la comprensión de esta afección debilitante. Los resultados sugieren que reducir la grasa abdominal puede desempeñar un papel clave en la prevención de la demencia. Al adoptar un estilo de vida saludable, hacer ejercicio regularmente y mantener un peso corporal equilibrado, puedes reducir tu riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y preservar la salud de tu cerebro.

- Publicidad -
¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados