Reglas de oro para perder peso rápidamente

Cuando llevas una dieta de adelgazamiento con muchas privaciones alimenticias puede que notes una pérdida de peso rápida. Sin embargo, se trata de un arma de doble filo, ya que en la mayoría de los casos existe carencia de vitaminas, minerales, proteínas, hierro y una variedad de nutrientes esenciales. Por tanto, esta alimentación desproporcionada puede afectar tu salud y desarrollar el temido efecto yoyo.

Por suerte, la meta de adelgazar rápidamente es alcanzable si pones en práctica algunos consejos que ayudarán a mantenerte sano por dentro y por fuera. Además, los resultados serán efectivos y duraderos. ¡Toma nota!

1.     Mantén una dieta equilibrada y saludable

Querer adelgazar rápidamente no es un motivo para que consumas pocas porciones de comida al día. En su lugar debes elegir una dieta balanceada que provea a tu organismo los nutrientes necesarios para su adecuado funcionamiento. El primer paso para bajar de peso rápido es eliminar los azúcares de la dieta. Y no solo se trata del azúcar refinado, sino también de todos los alimentos azucarados como salsas, refrescos, dulces y más. Además, lo más recomendable es que disminuyas el consumo de carbohidratos y aumentes el consumo de fibra.

2.     Come en porciones adecuadas

Para bajar de peso en poco tiempo no necesitas consumir un gran plato de comida al día. Si equilibras las porciones en tus platos disminuirás las calorías, el azúcar y los carbohidratos en ellos. Además, es mejor que elijas carnes blancas, pescados, vegetales, frutas, cereales, pan integral, yogurt y zumos naturales. La comida salteada, al vapor, a la brasa o plancha y ensaladas frescas son las mejores. Come lentamente y mastica bien la comida para alcanzar rápidamente sensación de saciedad. También evita los bocadillos a deshoras.

3.     Haz ejercicio con regularidad

La práctica de deportes es altamente saludable, incluso para quien no desea perder peso, y se convierte en un aliado perfecto para recuperar la figura rápidamente. La idea es que comiences con 30 minutos de deporte dos veces por semana para que tu cuerpo se adapte al ejercicio, luego podrás aumentar las sesiones. Si no eres fan de los ejercicios puede ayudarte realizar 5 minutos de deporte y 5 minutos de descanso y elegir alternativas de bajo impacto como caminar, trotar, natación, ciclismo, baile, entre otras opciones.

4.     Elige metas alcanzables

Al comenzar una dieta de adelgazamiento debes establecer metas claras y alcanzables. Lo primero que debes hacer es medir tu índice de masa corporal (IMC) para saber cuántos kilos te debes quitar. Partiendo de allí debes saber que no perderás 10 kilos en 4 semanas; la idea es fijar metas en relación a la dieta de adelgazamiento que has elegido y pautar la cantidad de kilos que quieres perder en forma gradual. Por ejemplo: fijar la meta de perder 3 kilos el primer mes, 4 kilos el segundo mes y así aumentar la exigencia.

5.     Hidrata tu cuerpo adecuadamente

Mantenerte bien hidratado es esencial para perder peso rápidamente y luego mantener tu peso ideal a largo plazo. Cada día debes consumir 1.5 litros de agua que se deben aumentar según tus actividades. Entre las opciones que puedes consumir destacan agua común, agua saborizada o con gas, café o té de hierbas naturales. Debes distribuir la frecuencia de consumo de 1,5 litros a lo largo del día, de este modo el agua eliminará las toxinas y grasas del cuerpo mientras suprime el apetito.

Para concluir es importante resaltar que es necesario eliminar de cualquier dieta de adelgazamiento las calorías, los azúcares y el exceso de carbohidratos, ya que una alimentación rica en estos compuestos puede causar afecciones crónicas de salud como obesidad, hipertensión, diabetes, cardiopatía, entre otras afecciones.