Bienestar

¿Quiere ser más inteligente? coma grasas buenas

Un estudio sugiere que los ácidos grasos monoinsaturados están asociados a una mejor función cerebral y a una inteligencia general más elevada.

La demanda de energía relativamente alta del cerebro pone de manifiesto el importante papel de la nutrición en el mantenimiento de la salud cerebral. Un acceso más fácil a las fuentes de energía, pero también una mejor extracción de energía de los alimentos, especialmente con la llegada de la cocción, ha desempeñado un papel importante en la evolución del cerebro humano, que se ha desarrollado a expensas de la mandíbula. En este estudio, los investigadores trataron de comprender cómo la nutrición podía utilizarse para favorecer el rendimiento cognitivo.

La inteligencia implica la red cerebral que funciona con grasas buenas

En este estudio, los científicos examinaron 17 ácidos grasos saturados y monoinsaturados en los fosfolípidos de las membranas de la sangre de 99 ancianos sanos. El resultado fue dos perfiles sanguíneos diferentes en función del tipo de ácidos grasos: uno saturado y otro monoinsaturado.

También descubrieron que la inteligencia general está asociada a la red de atención dorsal del cerebro, que desempeña un papel central en las tareas que requieren atención y en la resolución de problemas cotidianos. Y más concretamente, a la organización funcional de esta parte y sus conexiones con otras redes.

El cerebro ama el aceite de oliva y la dieta mediterránea

El estudio descubrió que los niveles más altos de monoinsaturados están asociados a una mejor organización funcional de la red de atención dorsal y a una inteligencia general más elevada. Es la primera vez que los datos sugieren tan claramente una relación entre la ingesta de ácidos grasos monoinsaturados y la inteligencia. Los autores planean ahora desarrollar un estudio de intervención para ver hasta qué punto la ingesta de monoinsaturados puede, a largo plazo, influir en la organización de las redes cerebrales y la inteligencia. Estas observaciones también podrían ayudar a explicar lo que ya han señalado varios estudios, es decir, una asociación entre la dieta mediterránea, rica en monoinsaturados por el uso del aceite de oliva como grasa principal, y las funciones cognitivas.

También puede interesarle: Exceso de trabajo: ocasiona derrames cerebrales ataques cardiacos y arritmias

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.