¿Qué estás haciendo mal? 4 errores que sabotean tu dieta

Por lo general, cuando decimos “el lunes empiezo la dieta” lo hacemos de manera impulsiva, y no nos preparamos mentalmente para los cambios importantes que debemos asumir. ¿Te has preguntado por qué fallas al intentar perder peso? Esta nota es para ti.

No lo conviertes en un hábito, sino en algo temporal

Comenzar a hacer una dieta en la que realmente podamos ver resultados es un trabajo más mental que físico. La “dieta” no consiste estrictamente en comer solo cosas que creamos “saludables” o que nos hagan adelgazar, sino que se trata de llevar un ritmo de vida que incluya correctamente y en las cantidades específicas, todo el conjunto de alimentos que nuestro cuerpo necesita para vivir.

Si concebimos desde un principio la idea de hacer una dieta como algo temporal, estaremos fallando antes de empezar. Es necesario cambiar esa mentalidad, y enfocarse en llevar un ritmo de vida más saludable en todo sentido.

Pretendes morir de hambre

Este es uno de los errores más comunes y el que te hace fallar mucho más rápido en tu régimen. Son muchísimas las personas que piensan que, dejando de cenar, saltando alguna comida o ayunando, lograrán adelgazar, ¡y realmente se equivocan!

A esto le debemos todos los “atracones” o montones de comida que de pronto queremos consumir, porque el cansancio, la debilidad y la falta de energía nos ganan la partida. No debes evitar ninguna comida, al contrario, al menos cada tres horas debes ingerir alimentos saludables. Porciones pequeñas, pero frecuentes. Ese es el secreto.

En lugar de agradarte, te estresas

Todo está en la mente. Si empezar este proceso se convierte en un estrés para ti, en lugar de verlo como algo realmente positivo que te ayudará a mejorar tu vida, ya estarás cometiendo un grave error. Además, las preocupaciones harán que quieras consumir alimentos azucarados o con más grasa, que son los que activan el cerebro buscando hacernos sentir mejor. ¡Disfruta tu proceso!

No todo lo que crees saludable, realmente lo es

¿Cuentas las calorías de las bebidas que consumes? Recuerda que todo tiene calorías menos el agua. No te engañes consumiendo bebidas en exceso pensando que son buenas porque estás ingiriendo líquido, porque muchas veces están más cargadas de azúcar de lo que crees.

Esto mismo sucede con algunas compañías de alimentos que pretenden hacer más atractivos sus productos etiquetándolos de “saludables”, como algunas barras de cereales o comidas envasadas con imágenes llamativas de frutas o ensaladas. ¡No descuides esos detalles! Y verás cómo tu dienta comienza a darte los resultados que esperas.