¿Qué es la toxoplasmosis?: Causas y como prevenirla

La toxoplasmosis es una enfermedad que se contrae por la acción de un parásito. Esto, que se llama toxoplasma gondii, se transmite de los animales a los seres humanos a través del contacto directo. Uno de los animales más peligrosos en este sentido es el gato, pero la enfermedad también se puede contraer a través de los alimentos, especialmente con todas aquellas verduras que contienen restos de heces de animales. Otro alimento considerado peligroso es la carne cruda.

Es una enfermedad muy común que, en la mayoría de los casos, es combatida eficazmente por un organismo adulto.

Sin embargo, resulta peligroso en mujeres embarazadas que, estando en una fase de estrés inmunológico, si lo contraen corren el riesgo de tener un aborto o un daño permanente al feto. Por la misma razón de la fragilidad inmunológica, la toxoplasmosis es peligrosa en las personas con VIH o en todos aquellos que se someten a terapia de inmunodepresión.

¿Cuáles son los síntomas de la toxoplasmosis?

Dados los riesgos que se corren con esta enfermedad, es particularmente importante reconocer los síntomas de la toxoplasmosis para intervenir a tiempo y sobre todo para evitar contraer la enfermedad teniendo en cuenta las formas de evitar la infección.

Los síntomas son bastante comunes y por lo tanto pueden confundirse con otra enfermedad. Típico de la toxoplasmosis, de hecho, son una sensación general de fatiga, décimas de fiebre acompañada de dolor de garganta, hinchazón de los ganglios linfáticos, dolores musculares y dolores de cabeza.

En tales casos, puede haber daño permanente en el hígado, los riñones o los huesos, pero también en el sistema nervioso. Los síntomas aparecen después de aproximadamente un mes de incubación del parásito. En individuos en los que el sistema inmunológico está a un nivel normal, la enfermedad puede permanecer latente a lo largo de la vida sin mostrar ningún síntoma obvio.

Cómo evitar la toxoplasmosis

Aunque es importante que las mujeres embarazadas eviten infectarse con toxoplasmosis para no poner en peligro al feto, es importante que todos sepan cómo evitar la enfermedad. En primer lugar, el consumo de carne cruda debe ser abolido y todos los platos basados en este ingrediente deben ser cocinados cuidadosamente. Además, las verduras deben lavarse cuidadosamente y, preferiblemente, cocinarse, ya que el parásito muere a altas temperaturas.

También hay que tener mucho cuidado con la presencia de gatos.

Si usted tiene uno, debe limpiar la camada usando una máscara y guantes y lavar la camada con agua hirviendo para evitar que la bacteria sobreviva. Además, el animal no debe entrar en contacto con la placa de cocción ni con las zonas donde se preparan los alimentos. Además, evite que su gato se encuentre con animales callejeros que puedan causar infecciones.

Es aconsejable trabajar en el jardín sólo con guantes y mascarilla, para no entrar en contacto con plantas y árboles que hayan sido infectados por gatos callejeros infectados. Por último, no beba leche cruda no pasteurizada porque puede provenir de animales contaminados. Estas sencillas normas de higiene son una ayuda valiosa para prevenir la propagación de la enfermedad.