¿Puntos negros? Diles adiós con estas mascarillas caseras

Los puntos negros en la piel son una de las afecciones más comunes. De hecho, todos somos propensos a sufrirlos en mayor o menor porcentaje. Afortunadamente, son sumamente fáciles de tratar. Y es que puedes aplicarte sencillas mascarillas hechas con productos naturales que puedes encontrar en casa.

¿Qué causa la aparición de puntos negros?

Estos aparecen como consecuencia de la obstrucción de las glándulas sebáceas de la piel, que generan queratina en exceso y esta obstruye los poros. Toman un color negro a causa de la oxidación de esa grasa producida.

Una mala alimentación y falta de rutinas de limpieza, exfoliación e hidratación de la piel son algunos factores que pueden acelerar la aparición de los indeseados puntos negros.

Mascarillas faciales para eliminar los puntos negros

1.      Limón y azúcar

Esta mascarilla es bastante sencilla y los ingredientes necesarios para realizarla son tan comunes que los podrás encontrar en tu cocina sin ningún problema. Necesitarás el zumo de medio limón, una cucharada de azúcar y agua fría.

Mezcla el limón y la azúcar hasta que se forme una pasta y aplica sobre tu rostro previamente lavado. Masajea tu rostro con la mezcla en forma circular y deja reposar durante 20 minutos. Posteriormente lava con abundante agua fría.

Aplica únicamente en las noches, ya que el limón y el sol no son buenos aliados y pueden generar manchas sobre la piel.

2.      Clara de huevo

Separa la clara de dos huevos y colócalas en un recipiente. Con ayuda de un algodón aplica sobre tu rostro. Cubre con una servilleta fina y aplica una segunda capa de clara de huevo. Deja que la mezcla se seque sobre tu rostro. Una vez que la mascarilla esté dura, retírala con cuidado y lava la piel con agua fría.

3.      Miel y canela

Esta receta, además de ser efectiva, tendrá un efecto relajante, ya que la canela es un excelente ingrediente en aromaterapia. Para prepararla necesitarás dos cucharadas de miel y una cucharada de canela en polvo.

Mezcla bien hasta que se haga una masa uniforme y aplica sobre las zonas afectadas, utilizando tu dedo índice. Masajea circularmente y deja reposar la mezcla durante dos horas. Luego, retira con agua fría.

Un excelente complemento para cualquiera de estas mascarillas es el vinagre de manzana, ya que funciona como un astringente natural que te ayuda a mantener los poros cerrados. ¿Te atreves a probar alguno de ellos?