Psoriasis: qué es, causas y tratamientos para combatirla

Psoriasis

La psoriasis es una alteración inflamatoria en el sistema inmune que afecta la piel, las uñas y las articulaciones. Por lo general, se manifiesta a través de erupciones cutáneas de color rojo. Este enrojecimiento suele estar acompañado por descamación blanquecina, acompañada por picor e irritación.

Igualmente, esta afección se caracteriza por presentar síntomas crónicos. Por eso, debe ser tratada de forma inmediata para evitar la aparición de nuevos brotes y para combatir sus molestos e incómodos efectos. En esta nota, te brindamos más información sobre esta alteración cutánea, así como alternativas de tratamientos.

Causas que provocan la psoriasis

La psoriasis se trata de una afección inflamatoria autoinmune. Es decir, se origina a causa de trastornos en el sistema inmunológico. Está relacionada con diversos factores genéticos, aunque necesita un desencadenante que inicie los brotes. Entre esos posibles detonantes, destacan los siguientes:

  • Altos niveles de estrés o nerviosismo: puesto que alteran los niveles hormonales y envían señales erradas al organismo.
  • Traumatismos: una contusión sobre la piel acelera los brotes en el área afectada. Además, las quemaduras por rayos solares, las cicatrices posquirúrgicas y las erupciones por fármacos, aumentan las posibilidades de provocar la psoriasis.
  • Infecciones crónicas virales o bacterianas: estas pueden estimular o agravar las lesiones cutáneas, porque activan las células del sistema inmune.
  • Fármacos: la reacción a efectos secundarios de algunos medicamentos pueden incitar el surgimiento de brotes.
  • Factores ambientales: las variaciones estacionales o estar en frecuente contacto con bajas temperaturas también suelen provocar la psoriasis.
  • Vicios: el consumo excesivo del alcohol y el tabaco degeneran el sistema inmune.
  • Obesidad: puesto que las lesiones se presentan con más facilidad en los pliegues de la piel.

Tratamientos para combatir la psoriasis

Recordemos que se trata de una alteración crónica, por lo que los tratamientos solo permiten mantener controlados los síntomas. Entre las principales alternativas, destacan las siguientes:

  • Opciones tópicas: en casos leves, se pueden utilizar cremas hidratantes, lociones o champús anticaspa. Con una frecuencia periódica, indicada por el dermatólogo.
  • Fototerapia: consiste en la exposición equilibrada a la luz ultravioleta, a fin de disminuir la inflamación. A su vez, se controla la producción de células.
  • Medicamentos biológicos: específicamente, aquellos que brindan vitaminas A y D, con la finalidad de evitar el surgimiento de nuevos brotes.
  • Hábitos saludables: el tratamiento médico debe complementarse con la adopción de hábitos saludables. Es decir, llevar una alimentación rica en nutrientes, ingerir 2 litros de agua al día, controlar los niveles de estrés, etc.

La psoriasis es una enfermedad que bien tratada permite llevar una adecuada calidad de vida, sigue nuestros consejos y controlarás sus efectos sobre tu organismo.